Cómo evitar el gasto emocional

Comparte en redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Incluso los ahorradores más inteligentes, y los presupuestarios más inflexibles no siempre son conscientes de los factores que influyen en sus hábitos de gasto emocional.

Una empresa británica de comparación de precios basada en la web (MoneySuperMarket.com) -especializada en servicios financieros-, encargó una investigación que buscaba revelar la ciencia detrás de los desencadenantes del gasto emocional.

Los gastos emocionales pueden hacer que las personas compren impulsivamente, y gasten dinero en compras innecesarias, reduciendo la cantidad de dinero disponible para compras significativas y ahorros necesarios.

Con la esperanza de fomentar un enfoque más consciente del gasto, este estudio tuvo como objetivo descubrir cómo los diferentes estados emocionales influyen en cómo las personas deciden gastar su dinero.

Numerosos estudios psicológicos han demostrado que los estados emocionales pueden tener una influencia motivacional en la conducta.

Por ejemplo, las personas que experimentan un estado de ánimo negativo están motivadas para participar en comportamientos que pueden eliminar estos sentimientos.

Comprar vs. gastar

Comprar se ha convertido en un comportamiento fácilmente accesible y socialmente aceptable que muchos usan para escapar de los sentimientos negativos y perpetuar los positivos.

Gasto emocional

Observar cómo nuestros diferentes estados de ánimo (tristeza, estrés y aburrimiento) afectan nuestros hábitos de gasto, la gente puede aprender a administrar mejor sus finanzas.

Un poco de psicología en el gasto emocional

Mindlab llevó a cabo un estudio psicológico en línea que buscaba revelar cómo los diferentes estados emocionales influyen en el comportamiento de gasto.

Se indujeron estados emocionales específicos (feliz, triste, aburrido y estresado) en los participantes mediante una tarea de preparación emocional.

Posteriormente fueron sometidos a una serie de pruebas semi-implícitas en línea que evaluaban varios aspectos de su comportamiento de gasto.

La ventaja de realizar esta investigación en línea es la alta escalabilidad, lo que permitió probar una gran cantidad de participantes en un período de tiempo relativamente corto.

Además, una cantidad significativa de compras en el mundo moderno ahora se realiza en línea, por lo tanto, un estudio de compras en línea puede proporcionarnos información que es relevante en el mundo real.

Un total de 500 participantes participaron en el estudio.

Se ividieron en cinco grupos diferentes de “estado de ánimo”: feliz, triste, aburrido, estresado y un grupo de control.

Ejercicio práctico

Gasto emocional

La tarea de preparación para entender el gasto emocional implicó que cada participante viera un video de dos minutos diseñado para inducir un estado emocional específico, es decir, tristeza o aburrimiento.

Los participantes del grupo de control no vieron ningún video.

Después de la preparación emocional, los participantes completaron una serie de pruebas en línea para investigar cómo los diferentes estados emocionales afectaron sus elecciones de gastos.

Observamos tres medidas diferentes; probabilidad de comprar, impulsividad de compra y probabilidad de gastar en exceso.

Examinamos cómo estos factores se vieron afectados por diferentes estados de ánimo.

Comparamos nuestros hallazgos con un grupo de control para obtener una medida de cuántas más o menos probabilidades tenían los participantes de tomar ciertas decisiones financieras cuando estaban felices, tristes, estresados ​​o aburridos.

Resultados del estudio sobre gasto emocional

En el análisis, encontraron que la felicidad no afectó significativamente el comportamiento de gasto.

No hubo diferencias significativas en el comportamiento de gasto de los participantes en la categoría feliz en relación con los participantes en el grupo de control.

Por lo tanto, se decidió combinar estos dos grupos de participantes y formar el grupo de control con el que se compararon todos los demás grupos.

Comparamos el comportamiento de gasto de los participantes en las categorías de tristeza, estrés y aburrimiento con el grupo de control para tres criterios diferentes; probabilidad de comprar, impulsividad de compra y probabilidad de gastar en exceso.

Qué motiva el gasto?

Los hallazgos generales mostraron que la tristeza, el estrés y el aburrimiento causaron cambios significativos en el comportamiento de gasto.

En comparación con el grupo de control, las personas que estaban tristes, estresadas o aburridas tenían, en promedio, un 7% más de probabilidades de gastar de más y un 4% más impulsivas al tomar decisiones de compra.

Descubrimos que el aburrimiento era uno de los principales impulsores del gasto.

Las personas que estaban aburridas tenían un 5% más de probabilidades de comprar productos.

La gente era menos propensa a comprar cuando estaba triste.

Sin embargo, cuando optaron por comprar, fueron un 4% más impulsivos y un 6% más de probabilidades de gastar de más.

Productos destacados

Productos

En particular, encontramos cambios sustanciales impulsados ​​por las emociones en los hábitos de gasto cuando se trata de productos de belleza.

Las mujeres que estaban tristes tenían un 40% más de probabilidades de gastar de más en productos de belleza.

Además, los hombres que estaban tristes mostraron una alta impulsividad al elegir comprar productos de belleza.

El estado de ánimo también tuvo efectos significativos en las compras de seguros.

Los participantes que estaban tristes, estresados ​​o aburridos fueron, en promedio, un 15% más impulsivos a la hora de comprar un seguro en comparación con el grupo de control.

Las personas que estaban tristes optaron por gastar más de lo que el grupo de control.

Conclusiones

Esta investigación permitió ayudar al cliente objetivo a brindar un mejor asesoramiento financiero a sus clientes.

El experimento en línea proporcionó evidencia empírica que apoya la hipótesis de que diferentes estados emocionales pueden hacer que las personas tomen decisiones de gasto imprudentes e irresponsables.

Por ejemplo, la experiencia de aburrirse puede llevar a las personas a buscar estimulación y excitación que pueden aumentar la impulsividad y poner a las personas en un “estado de ánimo de compra“.

De manera similar, las personas que están tristes o estresadas pueden usar las compras como una forma de aliviar su estado de ánimo negativo.

Es aconsejable que los consumidores sean cautelosos con su estado de ánimo al tomar decisiones financieras.

Y como sabemos que el mejor antídoto para ello es aprender a ganar dinero, te dejamos este artículo que hemos creado con los 5 infalibles para aprender a ganar dinero. 

Jenny Orta

Jenny Orta

Comentarios