¡Comparte para que podamos seguir ofreciendo contenido de calidad y gratuito!

En este artículo, te damos las herramientas para que sepas cómo vencer el miedo efectivamente.

Aristóteles creía que la valentía era la cualidad más importante en un hombre.

“El coraje es la primera de las virtudes humanas, porque hace posible todas las demás”

Las investigaciones recientes han comenzado a avanzar hacia una mayor comprensión de lo que es el miedo y cómo podríamos poder cultivar la capacidad de enfrentarlo.

El miedo es una emoción humana poderosa y primitiva. Nos alerta sobre la presencia de peligro, y fue fundamental para mantener vivos a nuestros antepasados. 

Este se puede dividir en dos respuestas: bioquímica y emocional. La respuesta bioquímica es universal, mientras que la respuesta emocional es muy individual.

Los neurocientíficos determinaron recientemente cómo funciona la valentía en el cerebro. Descubrieron que existe una región llamada corteza cingulada anterior subgenual (sgACC) y que es la fuerza impulsora detrás de los actos valientes.

Este hallazgo podría ser útil algún día para tratar los trastornos de ansiedad.

Entonces, ¿Cómo vencer el miedo? ¿Cómo podemos entrenar nuestras mentes para actuar con más valentía en la vida cotidiana?

Otra investigación reciente sobre este tema ha demostrado que no se trata solo de enfrentar el miedo, sino también de enfrentar el riesgo y la incertidumbre

Como dijo Ernest Hemingway, el coraje es “gracia bajo presión”. Y, al parecer, podemos hacernos nosotros mismos más valiente con práctica y esfuerzo.

¿Qué es el miedo? El desafío de definir lo abstracto

El problema de buscar una manera de responder a “cómo vencer el miedo”, radica en la capacidad del mismo de transmutar y transformarse según las circunstancias.

Todos experimentan miedo de diferentes maneras. Todos tienen miedo de cosas diferentes. Nos afecta de manera diferente, lo experimentamos de manera diferente y nunca lo sentimos dos veces por la misma cosa.

Entonces, ¿qué es el miedo? 

Se podría decir que el miedo es una colección de sensaciones y percepciones que nos dicen que algo es amenazante.

Lo que puede parecerte una amenaza, puede que no lo sea para tu amigo, hermano o compañero. El verdadero peligro del miedo es su capacidad de jugar con nuestras emociones y desafiar nuestras percepciones.

Una definición funcional del miedo

que es el miedo

Cuando se trata de establecer: ¿qué es y como vencer el miedo?, puede ser útil definir qué no es el miedo.

El miedo no es una emoción agradable. No es reconfortante, estimulante, relajante o tranquilizador.

En lo que todos podemos estar de acuerdo cuando se trata del miedo es que es angustiante e incómodo. Y la mayor parte del tiempo que estamos en un estado de miedo, simplemente tratamos de superarlo rápidamente.

Entonces, ¿cuál podría ser nuestra definición de miedo?

Podríamos estructurarla alrededor de las experiencias físicas y emocionales más comunes:

  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Palmas sudorosas
  • Temblor
  • Mariposas en el estómago
  • Falta de aliento
  • Sensación de aprensión o temor.
  • La sensación de impotencia
  • Sensación de desesperación o desesperanza.

La búsqueda de emociones y el papel que juega el miedo

Hay situaciones en las que el miedo es una experiencia buena. Las películas de terror buscan provocar una reacción de miedo, las casas embrujadas y los parques temáticos de Halloween intentan asustarnos y provocarnos.

Si el miedo es tan desagradable, ¿por qué algunas personas lo buscan?

El miedo, en estas circunstancias, está controlado. Si bien podemos sentir miedo al caminar por una casa embrujada, nuestro subconsciente comprende que debajo de la fachada de crujientes escaleras y tuberías ruidosas, todo está bien.

Todavía estamos relativamente seguros, incluso si estamos siendo engañados activamente para que pensemos lo contrario.

Sin embargo, cuando el verdadero miedo se afianza, es una historia diferente. El miedo verdadero y genuino tiene la capacidad de descarrilar nuestras vidas.

Causas del miedo

El miedo es increíblemente complejo. Algunos miedos pueden ser el resultado de experiencias o traumas, mientras que otros pueden representar un miedo a algo completamente diferente, como una pérdida de control.

Aún así, pueden surgir otros temores porque causan síntomas físicos, como tener miedo a las alturas porque te hacen sentir mareado. Incluso si estás viendo un vídeo o mirando una imagen y sin peligro real.

Los científicos están tratando de entender exactamente qué es el miedo y qué lo causa, pero esta es una tarea sumamente difícil por las diferencias entre los individuos en términos de lo que temen y por qué.

No hay acuerdo entre los que estudian el miedo sobre si es un tipo de comportamiento que solo es observable o algo para lo que nuestros cerebros están físicamente preparados.

Cómo vencer el miedo: La ciencia detrás de ella

Reacción bioquímica

la ciencia detras

El miedo es una emoción natural y un mecanismo de supervivencia. Cuando enfrentamos una amenaza percibida, nuestros cuerpos responden de maneras específicas.

Las reacciones físicas al miedo incluyen sudoración, aumento de la frecuencia cardíaca y altos niveles de adrenalina que nos hacen sentir alertas.

Esta respuesta física también se conoce como la respuesta de “lucha o huida”, en la cual tu cuerpo se prepara para entrar en combate o huir.

Esta reacción bioquímica es probablemente un desarrollo evolutivo. Es una respuesta automática que es crucial para nuestra supervivencia.

Respuesta emocional

La respuesta emocional al miedo es altamente personalizada.

Debido a que el miedo involucra algunas de las mismas reacciones químicas en nuestros cerebros que las emociones positivas como la felicidad y la emoción, sentir el miedo bajo ciertas circunstancias puede ser visto como divertido, como cuando ves películas de miedo.

Algunas personas son adictas a la adrenalina, prosperan en los deportes extremos y otras situaciones emocionantes que provocan miedo. Otros tienen una reacción negativa a la sensación de miedo, evitando a toda costa estas situaciones.

Aunque la reacción física es la misma, el miedo puede ser percibido como positivo o negativo, dependiendo de la persona.

Pasos para aprender cómo vencer el miedo

Ahora que sabes qué es, es hora de descubrir cómo vencer el miedo.

Superarlo no es fácil. La experiencia misma del miedo busca debilitarnos e inmovilizarnos. Nos congelamos, nos tensamos, nos ponemos rígidos.

Ya sea que la amenaza sea física, cognitiva o emocional, podemos sentir que nuestro corazón comienza a latir con fuerza en nuestro pecho. Nuestra garganta se cierra. Un escalofrío recorre nuestro cuerpo.

¿Cómo nos alejamos de las garras del miedo? ¿Cómo pasamos la difícil experiencia de ansiedad e inquietud para seguir avanzando?

Aquí hay algunos consejos y trucos prácticos para superar el miedo:

1.      Como vencer el miedo: Mantente en el presente

mantente en el presente

Muchas veces, el miedo puede escapar con nosotros. Nos imaginamos lo peor y comenzamos a sentir pánico.

Estamos plagados de una serie de preguntas que parecen volverse cada vez más catastróficas.

La mejor manera de detener estos temores desbocados es confrontarlos con la  conciencia del momento presente. Gran parte del poder que el miedo tiene sobre nosotros es completamente abstracto.

En cambio, la próxima vez que te sientas atrapado por la ansiedad, trata de identificar la preocupación que te está atormentando y luego enfréntala de una manera concreta en el momento presente.

Quizás estés ansioso por una próxima reunión en el trabajo. Puedes estar imaginando todo tipo de resultados terribles, imaginando diez formas diferentes en que el día podría salir mal.

En cambio, mantente alerta y conectado con el momento presente. Las cosas podrían salir mal, pero no hay nada que puedas hacer al respecto en este momento.

Estás invirtiendo mucha energía en algo sobre lo que no tienes control.

Te sorprendería saber cuántos de nuestros pensamientos se basan en proyecciones futuras. Por lo tanto, trabaja para mantenerte en el presente. No es fácil, pero es efectivo.

2.      Busca mantenerte ocupado

El miedo puede inmovilizarnos, pero también puede ponernos nerviosos. Antes de que te des cuenta, estás inundado con ansiedad y permaneces sentado. Concentrarte en una tarea parece casi imposible.

Una buena estrategia para combatir esto es estar ocupado. Específicamente: haz algo que te ayude a prepararte o cuidar de lo que te preocupas.

Si estás nervioso por un próximo evento, ve lo que puedes hacer ahora para prepararte para él. Tal vez podrías hacer arreglos para el transporte, o decidir qué usarás para aliviar parte del estrés del día.

Cuanto mejor preparado estés, más seguro te sentirás. También, sentirás una sensación de logro por completar una tarea que te ayudará a mantenerte organizado y activo en la lista de tareas pendientes.

3.      Comparte tus miedos

como-vencer-el-miedo-1

Hablar sobre lo que nos molesta realmente puede ayudar a aliviar la carga de la ansiedad. Encuentra un amigo, compañero o confidente de confianza y revela lo que te da miedo.

¿Tienes miedo desde hace mucho tiempo y siempre lo has guardado para ti? Quizás ahora es el momento de compartirlo con alguien. Es una manera efectiva en cuando buscamos cómo vencer el miedo.

No te preocupes: todos tienen miedo de algo y las personas a menudo son muy receptivas para ayudar a otros a aprender a superarlo.

Dile a alguien en quien confías y que te importa lo que temes. Darle un nombre a tu miedo ayudará a diluir su poder sobre ti.

4.      Cuidadosamente confronta tu miedo

Esto es más efectivo para las fobias, y solo debe llevarse a cabo en un entorno controlado con personas de tu confianza.

Enfrentarte a lo que más temes puede tener un efecto potenciador. Pero, esto debe hacerse con cuidado, lentamente y en pequeñas dosis.

Por ejemplo: Si tienes miedo a las serpientes, meter el brazo en un tanque con una pitón podría no ser una gran opción.

Sin embargo, un primer paso práctico sería sentarse en una habitación con una serpiente confinada de forma segura en su terrario. Entonces, quizás puedas intentar estar en la misma habitación con una serpiente fuera de su tanque, sostenida por su dueño.

Poco a poco, puedes trabajar y aprende a como vencer el miedo. Toma acciones pequeñas y controladas con las que te sientas cómodo.

Tan pronto como haya sido suficiente, aléjate, respira y recupera la compostura.

Solo haz lo que se siente bien en el momento. No lo fuerces y no te esfuerces demasiado. Poco a poco, podrás desmantelar tu miedo.

5. Superar el miedo con atención plena

Esto se relaciona con la estrategia de permanecer en el momento presente, pero lleva las cosas un paso más allá.

Una de las cosas más debilitantes sobre el miedo es su capacidad de afectar nuestra fisiología. Nuestro pulso se acelera, nuestros cuerpos tiemblan y podemos tener dificultades para respirar.

Una forma de combatir los síntomas físicos desafiantes del miedo es con la atención plena. Superar el miedo con esta estrategia puede ser una habilidad que practiques y perfecciones durante muchos años.

La respiración consciente puede mantenerte en el momento presente. Esto te ayuda a sentir la experiencia del miedo sin dejarnos llevar por él.

La próxima vez que experimentes un gran estrés, ansiedad o tensión, intenta respirar atentamente. No necesitas forzar la respiración o controlarla de ninguna manera. Simplemente concéntrate en lo que se siente respirar en ese momento.

Tal vez tu respiración es corta y superficial. Está bien. Tal vez tu respiración es temblorosa y desigual. Eso también está bien.

Lo que sea que esté sucediendo en tu cuerpo, deja que suceda. Simplemente observe las sensaciones a medida que suben y bajan, incluida la respiración.

Observar las sensaciones físicas del cuerpo ayuda a diluir parte del poder abrumador que ejercen sobre nosotros. Cuando nos enfocamos en lo que dificulta la respiración, podemos encontrar que nuestros pulmones se sienten más libres y pueden expandirse completamente.

Cuando escuchamos el pulso acelerado de nuestro corazón, podemos encontrar que comienza a disminuir.

Pase lo que pase, permite que suceda con tanta tolerancia y aceptación como sea posible. Al escuchar las sensaciones físicas del miedo, pierden su influencia sobre ti.

11 miedos que todo emprendedor debe superar

Como emprendedores, hay que aprender a como vencer el miedo. Si no enfrentamos esos desafíos, los temores nos consumirán.

Cualesquiera que sean, ahora es el momento de enfrentarlos y superar lo que de otro modo te impediría tener éxito.

1.      Como vencer el miedo al cambio

El cambio de cualquier tipo puede ser aterrador. De hecho, nuestros cerebros están preprogramados para evitarlos. Es natural buscar una existencia cómoda y segura.

Resistimos el cambio porque representa una amenaza para nuestro status quo. Pero la satisfacción puede evitar que tomemos medidas y sigamos adelante.

El miedo al cambio nos pone ansiosos por el futuro, y esto sin duda llevará a una mentalidad cerrada en la que no hacemos ajustes o anticipamos lo que vendrá después.

No puedes evitar el cambio para siempre. No importa en qué etapa te encuentres con tu negocio, tendrás que encontrar formas de adoptar y aprovechar la innovación y el avance.

2.      Miedo al fracaso

El fracaso a menudo parece ser la peor de todas las posibilidades. Cuando pensamos en el, lo asociamos a la posible vergüenza insoportable y la angustia de perderlo todo. Pero el miedo al fracaso a menudo se basa en el orgullo.

Si fallas, crees que todos los que dudaron de ti habrán tenido razón. En cambio, pregúntate estas dos cosas: dentro de 10 años, ¿te arrepentirás de no aprovechar esta oportunidad? Y si fallas, ¿qué pasará?

Desarrollar un plan B te dará la confianza para seguir adelante. Replantea la posibilidad de fracaso como la oportunidad de probar algo nuevo. Si no funciona, es una oportunidad de probar otra cosa.

3.      Temor de no saber lo suficiente

Puede sonar tonto, pero no sabes lo que no sabes. Todos tenemos lagunas en nuestro conocimiento o puntos ciegos en nuestra visión para los negocios.

Conocer lo ayuda a tomar medidas para mitigar esas brechas. Si te preocupa que te falten áreas de información o experiencia, comienza a trabajar para cambiar la situación.

No tengas miedo de pedir ayuda. Encuentra mentores y recursos para ayudar a completar tus puntos ciegos.

Busca comentarios de otros en cada paso del camino. Pero no permitas que el miedo te haga cuestionarte constantemente. Ten confianza en ti mismo y confía en tu instinto.

4.      Miedo a lo desconocido

como vencer el miedo a lo desconocido

La incertidumbre se registra en nuestro cerebro como una alarma a todo volumen. A menudo evitamos lo desconocido porque tememos el cambio. Tememos perder el control y no poder gestionar los posibles resultados.

Permitirnos dar un salto masivo a lo desconocido es aterrador porque no tenemos garantías de cómo resultarán las cosas.

Lo desconocido ciertamente conducirá a algún tipo de cambio. Podría conducir al éxito, pero podría conducir fácilmente al fracaso.

Cuando comprendas lo que impulsa el éxito en tu negocio y te sientas seguro de tu modelo de negocio y trabajo, te sentirás más seguro cuando ingreses a un territorio desconocido.

5.      Miedo a comprometerse con los gastos comerciales

Una cosa es soñar en grande, desarrollar un plan de negocios y establecer metas y objetivos. Otra es poner tus finanzas o ahorros en riesgo de incurrir en grandes gastos comerciales. Pero esta es la cuestión: No hay forma de que puedas hacer avanzar tu negocio sin invertir dinero.

Incluso un negocio de bajo costo  eventualmente necesitará una infusión de fondos para que pueda comercializarse, desarrollar un sitio web de aspecto profesional o invertir en equipos de oficina.

Sí, comprometerse con los gastos es un riesgo. Pero a menos que estés dispuesto a invertir en tu sueño, tu negocio se estabilizará rápidamente.

6.      Miedo a correr riesgos

Cada vez que un emprendedor toma un riesgo, este incluye a ellos mismos, su negocio y reputación. Un riesgo puede pagar con un éxito sorprendente, o puede conducir a una espiral descendente y al fracaso.

Pero hay una diferencia importante entre el riesgo peligroso, no mitigado y el riesgo considerado y calculado.

Los corredores de riesgo peligrosos son los apostadores que juegan todo por algo que no está probado. Con un riesgo calculado, ha hecho una estrategia para cada paso del camino.

Te mueves gradualmente hacia tu objetivo, evaluando cuidadosamente tu nivel de inversión y gastos generales hasta que estés seguro de que tu negocio crecerá más. Los riesgos calculados son clave para todo éxito y es necesario en proceso de cómo vencer el miedo.

7.      Miedo a decepcionar a otros

miedo a decepcionar a otros

Nadie quiere decepcionar a su gente. ¿Quién no quiere impresionar a sus amigos, colegas o seres queridos? Queremos cumplir con las expectativas y asegurarnos de que hemos cumplido con las solicitudes de todos.

Pero como emprendedor, tendrás que forjarte tu propio camino.

Tienes que enfocar tu tiempo y energía en las cosas que te importan. Si no persigues tus sueños, tus metas y construyes una vida que te apasiona, te decepcionarás.

Decide cuál es tu propósito y ve tras él. No dejes de lado tus propias ambiciones en una búsqueda para mantener felices a los demás.

8.      Miedo de ser empujado a situaciones incómodas

Muchas personas temen hablar en público más que la muerte. Solo pensarlo te pone nerviosos y ansiosos, porque hablar en público puede ser increíblemente estresante.

Con la práctica, sin embargo, puedes sentirte cómodo si te empujan fuera de tu zona de confort. Pero no sucederá sin tener la mentalidad adecuada y prepararse para asumir este desafío.

Al igual que escalar una montaña o hacer paracaidismo, no lo harías sin esforzarte. Puedes comenzar dando pequeños pasos.

Permítete familiarizarte con la incomodidad y, en poco tiempo, podrás asumir nuevas situaciones sin temor ni angustia.

9.      Miedo a estar equivocado

La mayoría de los empresarios son competitivos por naturaleza, por lo que tiene sentido que muchos de nosotros tengamos miedo de cometer errores o parecer menos que perfectos.

Superar este miedo requiere que abordes tu sentido del perfeccionismo y aprendas a sentirte cómodo con el hecho de que todos, incluso tú, a veces se equivocan.

Es importante reconocer que los errores ocurren porque hicimos algo, tomamos medidas, dimos un salto. Tal vez fue un paso en falso, pero cometer un error es mejor que no hacer nada, eso solo lleva a la indecisión y al estancamiento.

Así que no te sientas mal cuando cometas un error. Vuelve a calcular y sigue intentando.

10. Temor de que no eres lo suficientemente bueno

miedo de no ser lo suficientemente bueno

La duda personal puede ser una montaña para superar. Conocemos nuestros defectos y nuestras deficiencias mejor que nadie. A veces, tenemos que aprender cómo vencer el miedo de: “¿Qué pasa si no soy lo suficientemente bueno?”

Para algunas personas, esto se convierte en un miedo de que no son tan competentes como todos los demás creen, y sienten que no importa cuán duro trabajen, siempre serán inadecuados.

Esto se llama síndrome del impostor. Este desorden de ansiedad dañina puede establecer un círculo vicioso de cuestionar sus habilidades y luchar constantemente por niveles inalcanzables de perfeccionismo.

Toma medidas para superar estos sentimientos. No dejes que los miedos internos te impidan perseguir tus objetivos.

11. Miedo a decir no

Es tentador tomar cada proyecto y cada trabajo, y buscar cada liderazgo que se presente en tu camino. Y cuando solo está despegando tu negocio, cualquier cantidad de ingresos es algo bueno. Pero llega un momento en que tendrás que decir que no a algunas cosas.

Como emprendedor, asegúrate de que el trabajo que estás haciendo te ayude a construir algo más grande.

¿Está asumiendo proyectos que están en consonancia con tu misión principal y tus objetivos más grandes? ¿O está aceptando muchos proyectos únicos que realmente no están ayudando a tu reputación?

Está bien decir no a algunas cosas, porque puedes decir sí a las cosas correctas.

¿Has aprendido a como vencer el miedo? ¿Qué métodos has utilizado y que recomendarías? Cuéntanos en los comentarios.