13 actitudes que se deben evitar para hacerse rico

Comparte en redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Hacerse rico es una meta que muchos tenemos. Todos buscamos ser prósperos y atraer la riqueza que merecemos. Sin embargo, a veces, simplemente no lo logramos y no sabemos la razón.

En este artículo vemos una de las causas de las que menos se ha escrito. Analizamos aquellos comportamientos  dañinos que, inconscientemente, tenemos arraigados desde nuestra infancia. Algunos escritores se refieren a ellos como “egos”.

En este artículo aprenderás a identificar estas actitudes, comportamientos o egos. Y también te enseñaremos cómo debes actuar para que no frenen tu crecimiento y pongas a trabajar al máximo tu capacidad para atraer dinero.

¿Cuáles actitudes impiden hacerse rico?

Una de las causas menos estudiadas es aquella que tiene que ver con los comportamientos y actitudes que desarrollamos inconscientemente y que atentan contra la prosperidad.

Algunos psicólogos hablan de estos comportamientos como “egos”, partiendo de la siguiente definición:

El Ego es el principio psíquico que define la personalidad de alguien y su relación con el mundo. Estos pueden ayudar a mejorar tu relación con el dinero o, por el contrario, empeorarla.

Los tipos de “egos” nocivos que han sido clasificados dentro de la literatura de autoayuda y psicología del crecimiento personal, impiden a las personas cultivar las mejores actitudes para ganar dinero y hacerse rico.

Y es que si en un futuro quieres ser adinerado, debes tener cuidado con estos 13 egos o actitudes. Todos estos comportamientos se encuentran en las rutinas que realizas diariamente, por lo que superarlos requiere de disciplina cotidiana y un gran conocimiento de sí mismo.

Por ejemplo, existen personas que tienen una lucha financiera y suelen pensar:

no puedo hacerme rico porque no tengo el dinero suficiente”, o “mi capital no es suficiente” o “no tengo las ideas necesarias” o “la industria que me encuentro no es la correcta” o “no tengo las conexiones necesarias para hacerme rico”…

Pero ¿sabes algo? esas no son las verdaderas razones que detienen a la mayoría de las personas. Realmente, el freno está concentrado en las actitudes negativas que alejan el dinero de ti. Así que te aconsejamos que pongas a trabajar tus mejores ganas y creatividad constante para que puedas navegar en el mundo de la riqueza.

Quizás en este momento puedes estar pensando que no es así, que no tienes ningún ego, que solamente te encuentras luchando financieramente y que simplemente no tienes dinero.

Pero en realidad no es así, el ego viene disfrazado de diferentes maneras.

Se han realizado estudios psicológicos a personas que se encontraban en bancarrota y no consideraban que no podían hacerse rico. Todas las personas poseían muchos de estos egos que le impedían ganar dinero.

Hoy vamos a compartir contigo 13 de estas actitudes negativas, a ver si puedes reconocer alguno de ellos. Si al terminar de leerlos crees que no tienes ninguno… pues allí es donde se encuentra el problema para hacerse rico.

 

culpar a otros impide mirarnos a nosotros mismos

 

La actitud de “culpa” evita la riqueza

Este tipo de actitud  siempre “culpa” de su falta de dinero a los demás.

Esto solemos hacerlo: “no es mi culpa, sino de la economía del gobierno, de la industria, de mis padres o hasta de mis amigos o compañeros de trabajo”.

Las personas que tienen este ego también suelen afirmar que: “como vienen de una familia disfuncional, nunca podrán ser ricos”. También que los amigos que tienen no los impulsan a ser ricos, o que su supervisor los está frenando y es por esa razón que no pueden hacerse ricos… en fin, solo justificaciones para no encarar la propia responsabilidad.

El “ego de la culpa” siempre dice que la culpa de que no pueda hacerse rico es de otra persona. Siempre está apuntando con un dedo a alguien, olvidando que cuando apuntas con tu dedo a una persona, uno de tus dedos está señalando hacia afuera, mientras que los otros te están apuntando directo hacia ti.

Si crees que sufres de este tipo de actitud o ego, prueba hacerte estas preguntas:  ¿Sueles culpar a otras personas? ¿Creas excusas?.

Si la respuesta es Sí, entonces es muy probable que el que te está frenando seas tú mismo.

El comportamiento “sabelotodo”

Hay personas que cuando están en bancarrota piensan que lo saben todo, creen que no necesitan leer libros o escuchar sugerencias de profesionales porque creen saber muy bien lo que están haciendo.

De esta forma, cuando llega el momento de empezar en los negocios ¿adivina qué? Ninguno de ellos funciona.

Suelen pensar que saben lo que están haciendo para hacerse rico, pero claramente esto no es así.

Esto mismo ocurre con los sabelotodos que piensan siempre que lo saben todo, y siguen una y otra vez haciendo lo mismo, esperando resultados diferentes.

La actitud del “temeroso”

no puedes hacerte rico si tienes miedo

Muchas personas se retienen por el miedo. Miedo al éxito, miedo al fracaso, miedo a cometer cualquier error. Si la búsqueda es hacerse rico, el miedo no funciona.

Las personas miedosas piensan en lo que deben hacer. Pero antes de comenzar a hacer algo, empiezan a preguntarse: ¿Y si no funciona? O ¿Y si me equivoco? ¿Qué pasaría si pierdo dinero? y después su mente se invade con el “que pasa”. El miedo paraliza.

¿Qué pasa si no sé qué hacer? ¿Qué pasa si no puedo solucionar esto? las palabras “que pasa si” están en su mente siempre.

Ahora,  ¿Y si de verdad funciona?.

Para superar los temores debes tener presente que el miedo suele paralizar justificandose en causas que solo existen en la mentalidad de la gente. Esta actitud forma parte del ego temeroso. ¿tu capacidad para atraer dinero está siendo retenida por él?

El comportamiento de “Zona de Confort”

Va en sintonía con el temeroso. Este es el tipo de ego que dice: “Me siento cómodo” “estoy feliz donde me encuentro” “las cosas están bien” “no tengo necesidad de Ser ambicioso”.

Bueno, en realidad, ese el es problema que impide atraer dinero y hacerse rico.

Tu zona de ingresos es tu zona de confort. Cuando te sientes cómodo y conforme, no estás creciendo; recuerda que cuando no estás creciendo, estás muriendo.

Entonces, analízate para ver si es este ego es el que te está reteniendo, y si es así, ¿Qué piensas hacer al respecto? ¿Realizarás cambios? Sólo derrotarás a este ego si sales de tu zona de Confort.

 

la pereza impide la riqueza

 

El ego “del juicio” o la actitud de enjuiciar a los demás

Imagínate este escenario: ¡vas caminando por la calle y de repente escuchas el rugir de un motor! Y al girar ves un Ferrari rojo.

¿Cuál es el primer pensamiento qué pasa por tu mente?

Muchas personas piensan: ¿Quién se cree que es? tan engreído, egoísta y codicioso; “probablemente no sea su dinero, debe ser el dinero de sus padres”, y si es una chica piensan: “¡es una cazadora de oro!”

El juzgar a otras personas genera toda esa negatividad; muchas personas hacen esto por culpa del ego “del juicio”.

Ahora nos preguntamos ¿cómo la gente sabe lo que está pasando realmente la vida de otras personas? ¿Estas historias se pueden inventar?

Cuando las personas dicen: “él no es tan bueno” “ella no es lo suficientemente bonita” “él no es tan inteligente”; están juzgando a otras personas, pero en realidad, es una proyección de sus propias inseguridades.

¿Cómo pueden saber que quien conducía el Ferrari no es un hombre trabajador o un buen marido? ¿De qué manera puede saberse si es un hombre de familia? ¿Qué pasa si en realidad es una persona trabajando 20 años para llegar justamente dónde se encuentra en este momento?

Es muy sencillo juzgar y crear conclusiones propias incluso antes de entablar una conversación con esa persona.

¿Te das cuenta de la manera en que funciona la mente crítica? ¿Cómo puede convertirse alguien en una persona exitosa o rica si esa es la imagen y concepto que tiene de las personas con éxito?

Mantén tu mente abierta, toma posesión de tus opiniones y antes de juzgar analiza Y aprende sobre lo que han hecho esas personas para ser tan exitosas.

El comportamiento “de las excusas”

Solo existen dos caminos para ti. En uno puedes ganar dinero y en el otro crear excusas. Pero no puedes transitar los dos al mismo tiempo.

Una excusa es simplemente una mentira bien planificada. El ego de las excusas dice: “Eso es demasiado difícil” “no tengo la experiencia suficiente” “eso queda demasiado lejos”. Siempre existe “él no puedo” O “no sé cómo”.

Puedes tener un millón de excusas por las que no puedas realizar cualquier cosa, pero lo único que necesitas es una razón suficientemente poderosa por la que debas hacerlo.

Y cuándo al fin estés decidido a hacer algo, debes hacerlo por ti mismo, no por terceros.

El ego “agradando a la gente”

Este comportamiento siempre está diciendo: “Sólo quiero hacer todo lo posible para que todos estén felices”.

El ego agradando a la gente está bien, mientras todos estén bien.

Las personas que padecen de este ego, siempre tratan de complacer a otras personas, incluso poniendo a los demás primero que ellos mismos; aunque no es totalmente malo, en algunas ocasiones hay que ponerse de primero.

Esto te lo muestran cuando viajas en un avión, al decirte qué debes ponerte tu propia máscara de oxígeno antes de prestarle ayuda a alguien más.

En la vida a veces sólo hay que ponerse primero. Para hacerse rico y atraer dinero, quizás debas ser un poco egoísta al inicio  para luego ser generoso.

Las personas que siempre están anteponiendo a otros primero que ellos mismos, son las que complacen este ego.

¿Cómo superarlo? Primero debes trabajar en ti mismo, para que puedas llegar a esa etapa donde puedas tener los suficientes recursos y la energía para poder ayudar a los demás, colócate siempre en primer lugar, y hazlo por ti mismo.

 

La actitud “justificadora” 

Este tipo de ego justifica el por qué no puedes hacer algo: “Eres demasiado viejo” “Demasiado joven” o “no tienes suficiente experiencia”.

Las personas qué son frenadas por este ego siempre tienen una razón bajo la manga por ejemplo: “Es demasiado pronto para casarme” o “es demasiado tarde para tener hijos”.

Una de las justificaciones más escuchadas es: “no pude graduarme en la universidad, porque hice muchos sacrificios por mis hijos”, esa es una gran mentira; cuando las personas dicen este tipo de cosas, sólo quieren justificar sus fracasos.

Jamás uses a tus hijos como excusa. Úsalos como combustible, como energía, que se conviertan en tu motivación para hacer las cosas, no en tu justificación de no hacerlas.

El comportamiento “Celoso”

¿Has oído alguna vez dichos como éste? “Los ricos son egoístas, codiciosos y no les gusta ayudar a nadie”.

Simplemente son los celos. Las personas no deberían criticar a otros por lo que no han hecho o por lo que no son capaces de hacer.

Esto lo puedes ver en YouTube o en otras redes sociales. Encontrarás comentarios de personas emitiendo juicios destructivos sobre otras personas que publican videos.

¿Por qué esas personas celosas no hacen un video y lo suben a YouTube? ¿Por qué no construyen su propio canal e intentan impactar la vida de millones de personas?

Hasta que no lo hayan hecho ellos mismos, no sabrán lo fácil o difícil que puede llegar a ser; por esa razón deben dejar qué este ego celoso los invada.

Las personas falsas 

¿Has conocido alguna vez a una persona y desde el primer momento has sentido esa extraña vibra de no confiar en él o ella? ¿Personas que se sienten muy falsas? ¿qué son tan superficiales que no puedes hacer una conexión auténtica?.

O en el caso contrario ¿has conocido a una persona y desde el primer momento sientes esa conexión e instantáneamente se crea ese vínculo de confianza? Y sientes que esa persona es completamente sincera.

A esto se le conoce como el ego falso, existen muchas personas que son bastante buenas para colocarse esta máscara. En una circunstancia, pueden ser una persona, y en otro escenario se pueden convertir en una persona completamente diferente.

Y antes de que se den cuenta, los años pasan y siguen utilizando ese ego falso hasta llegar a un punto donde ya no saben quiénes son; se pierden no saben cuál es la realidad.

Sé tú mismo, ya todos los demás puestos están tomados.

El ego “Tímido”

El comportamiento tímido no es bueno tiende a ser muy introvertido. A él o a ella no le gusta mucho hablar, pero eso es solamente una excusa para poder permanecer en su propia burbuja.

Existen muchas personas que son tímidas y normalmente no tiene muchos amigos, y el ser introvertidos les dificulta tener un equipo de trabajo, tener relaciones personales y profesionales.

 

la timidez impide hacerse rico

La cura para el ego tímido es que si quieres ser más exitoso, si quieres ser rico, debe salir de tu zona de confort, tienes que superar tu timidez para salir, tu personalidad no debes usarla como excusa para retenerte.

El ego de “las opiniones de otras personas”

Sé honesto, ¿te preocupas mucho por lo que las personas piensen de ti?

Sabes que quieres hacer algo, pero sientes gran preocupación por lo que la gente pensará de tus acciones, incluso, sabiendo qué es lo correcto.

Si no haces lo que realmente quieres, tienes el ego de las opiniones de otras personas. Los que poseen este comportamiento permiten que las opiniones de otros les impidan realizar lo que están completamente claros que es correcto.

Esas “otras” personas pueden ser familiares, amigos, parientes, incluso pueden ser personas que ni siquiera conozcas.

Un ejemplo puede verse las redes sociales:

“Subes un vídeo y de repente, empiezas a recibir atención y algunos usuarios interactúan de manera negativa, entonces tú como consecuencia de estas opiniones negativas dejas de subir vídeos.

Entonces, por un comentario, dejas de hacer lo que piensas que es correcto, porque han herido tus sentimientos. Lo que debes hacer es  darte cuenta es que los trolls y enemigos no agregan ningún tipo de valor a tu vida.

No dejes de hacer lo que te hará ser exitoso, ¡deja ya de preocuparte tanto las opiniones de los demás! son simplemente sus opiniones, los críticos y los trolls o “haters” van odiar siempre, no importa lo que hagas.

La actitud “hazlo tú mismo”

Este comportamiento dice:” si quieres que se haga algo bien, debes hacerlo tú mismo” ¿por qué? Porque otras personas nunca lo van a hacer tan bien cómo lo haces tú.

Como no confías en otras personas, debes hacerlo tú mismo, está es la manera en que el ego te está reteniendo de construir relaciones y aumentar tu rendimiento empresarial.

Los grandes negocios no se logran con una sola persona, y no sólo requiere a otras personas sino también trabajo en equipo.

 

Gloria Monasterios

Gloria Monasterios

Comentarios