¡Comparte para que podamos seguir ofreciendo contenido de calidad y gratuito!

correos en fríoPrefiero escribir que enviar notas de voz a mis clientes o llamarlos vía Skype o Whatsapp. 

La comunicación escrita es más eficiente que la verbal, las conversiones son casi inmediatas con un correo bien escrito aún así no conozca de nada a mi potencial cliente. 

En ocasiones también incomoda un poco hablar con personas que no conoces en lo absoluto. «¿Y si mi tono de voz no es lo suficientemente creíble?»

Si tienes este problema lo primero que te quiero recomendar es que te pases por este texto, en el que te explicamos las palabras tabú en cualquier tipo de comunicación con tus potenciales clientes. 

Ahora, si eres más de mantenerte bajo perfil y detrás de la pantalla del ordenador… ¿por qué no aprovechar al copywriting para escribir correos en frío que conviertan de verdad?

A estas alturas ya tienes grabado en tu mente que el copywriting es uno de los mejores recursos que puedes aprender en tu vida, ya que absolutamente todo se basa en el arte de la persuasión. 

Es y seguirá siendo así, así que hoy rendiremos homenaje a todos los correos que enviaste en frío y de los que no obtuviste ningún resultado ni beneficio. 

Comunicarte vía mail es más seguro que hacerlo de forma personal 

Sé que vender es difícil, trato con personas a diario que o se quieren convertir en mis clientes pero no saben qué es lo que hago o ya lo son pero no son específicos en lo que quieren.

Entonces, por encima de todo siempre preferiré una comunicación escrita y de ser posible vía mail para poder cubrirme las espaldas:

correo«¿rbk, hiciste los textos que te pedí para hoy?, ¿puedes decirme cómo quedamos este mes respecto al pago?..» 

Este tipo de preguntas prefiero responderlas a través de mi correo, porque de una depende la entrega a mi cliente y de la otra depende mi pago… ¿ves lo importante de ser ordenado?

Y no, no es que te quiera vender el escribir vía mail porque soy copywriter y amo escribir, sino que quiero que tú puedas enviar correos en frío sin dificultad y puedas cubrirte tus espaldas con tus potenciales clientes.  

Además, te permite dejar tu número de Whatsapp solo para asuntos familiares y podrás establecer un orden en la bandeja de entrada de tu mail. 

«Hablando de puertas frías, ¿qué es un correo a puerta fría?»

¿Alguna vez te tocó conversar con un profesor después de un examen porque querías que te ajustara la puntuación final de la asignatura? 

Pues un correo a puerta fría es esa conversación, en la que te diriges directamente a la persona que quieres convencer de que te ayude, compre o haga uso de tus productos o servicios.  

Por qué nadie responde nunca tus correos

Tu competencia no es más cool que tú, no tiene más experiencia que tú, no tiene más recursos que tú…entonces, ¿qué pasa que a Pedro sí le dieron el puesto laboral por el que tú también aplicaste?

Pues existe la posibilidad de que Pedro sepa del arte de la escritura persuasiva y lo haya puesto a su favor en sus correos en frío con la empresa que lo contrató. 

«¿Qué hace que nadie lea mis correos?»

  • Que no tengan una estructura coherente con un inicio, desarrollo y cierre bien planteados. 
  • Que sean demasiado informales donde solo te hace falta escribir «q tal está?».
  • Que no sean claros o específicos con la idea que tratas de transmitir. 
  • Que puedan hacer sentir incómodo a tu lector. 
  • Que dejes las ideas inconclusas. 

¿Qué cualidades debe tener un buen correo electrónico?

Primero debes destapar tu lado más humano, para poder entender cómo se siente tu lector, qué puntos de dolor puedes tocar para percibir su atención pero lo más importante es saber cuáles son las ocupaciones que pueden hacerle perder la atención de tu correo. 

¿Trabaja todo el día? ¿el asunto del correo es lo suficientemente atractivo? Esto lo debes deducir una vez hayas tomado tiempo para pensar cómo es ese receptor. 

Si lo que escribiste es demasiado denso con más de 5 líneas por párrafo, no tiene signos de puntuación correspondientes y no es fácil de entender esa persona pasará de ti. 

Entonces, mis recomendaciones para escribir correos en frío serán siempre las mismas: 

Encuentra primero un punto que tengas en común con tu cliente: ¿lo conoces de algún sitio? ¿lo has visto en dónde? ¿cómo sabes de él? es uno de los pensamientos que tienen al leerte «¿Cómo llegó esta persona a mi?»

Luego enfócate en decir por medio de qué persona decidiste ponerte en contacto con ese profesional. 

Describe ahora la razón de contacto y el por qué necesitas que lean tu correo, además de explicar de forma breve quién eres tú y qué esperas de la empresa/persona/profesional a la que estás contactando. 

Especifica de forma breve de lo que necesitas y esperas recibir de tu lector para finalmente dejar tu posdata, datos de contacto y la llamada a la acción que sí, siempre funciona.  

¿Y qué tal estás con los mensajes de bienvenida? 

Ya te lo he confesado en otras conversaciones: todos queremos sentirnos únicos y atendidos, nadie quiere sentir que está hablando con un robot o con una persona que solo quiere vender sus productos o servicios. 

en frío En lo particular, me da vergüenza comenzar a conversar con un cliente y pensar solo en vender mis servicios de copywriting (claro, si estoy comenzando a conversar yo, si él llega a mí la cosa es distinta). 

Es como esas veces en las que te sientes mal y quieres desahogarte con alguien.

Y la persona con la que logras conversar te dice «si si si, eso también me ha pasado a mí, es más me ha pasado peor que a ti lo tuyo no es nada»

Si esta actitud cae mal estando cara a cara con esa persona ¿te imaginas lo incómodo que puede ser si lo están leyendo en sus casas? ¿en donde nadie te puede ver? 

Los mensajes de bienvenida que usas en tus redes sociales o en el newsletter de tu blog también pueden padecer de este problema: solo te centras en vender y te diriges al usuario de forma fría como: «Hola cliente» «Hola seguidor»,  o el que yo más detesto: «Bienvenido contacto»

¿Cliente, seguidor, contacto…? Pero si yo me llamo Amanda… 

Wtf?… 

Lo he visto más en Linkedin, pero pasa en la vida real pasa en TNT

A decir verdad paso más horas en Linkedin stalkeando los demás perfiles profesionales y pensando en lo cool que son algunas personas del medio que buscando ofertas de trabajo… y mi reacción siempre es «Qué cool es conectaré con él»

Una sola vez un profesor universitario me dijo «Hola Amanda que chévere volver a verte por acá, me gusta verte como copywriter, yo también comencé mi propio blog y es este: blogdelprofesorpuntocom»

Recordó de dónde me conocía, y eso lo aprecié bastante. 

Con personas que ya has visto en el pasado funciona ese tipo de comunicación breve y precisa, pero con una persona que quieres convertir en tu cliente la cosa cambia, debes extenderte más, eso sí, conocerla previamente para que sienta una cercanía real. 

En cambio, hace ya un par de semanas recibí un mensaje de bienvenida de una bloguera con la que conecté porque stalkeo su blog de vez en cuando. 

enviar correoLuego de unos días de haber enviado una solicitud de seguimiento, entré en Linkedin a revisar mi bandeja de mensajes y veo su respuesta: 

«Hola contacto te invito a…»

Dios mío, me perdió en cuestión de segundos…

¿Contacto, eso es lo que soy para ti? ¿un simple contacto?

Y que te parezca dramático y todo, pero es un error grave no saber nada de la persona a la que te diriges. 

Los to do que no pueden faltar antes de enviar el correo

Repasa este checklist de lo que no puedes pasar por alto antes de dar click en enviar. 

  • Procura que el asunto del correo sea exacto y lo suficientemente atractivo para que a tu lector le provoque abrirlo. 
  • Relee todo antes de enviar el correo en busca de una coma que no pusiste, de un punto mal puesto o de una mayúscula que faltaba. Además de revisar que todas las ideas estén en el orden correcto. 
  • Evita enfocarte demasiado en lo que vendes u ofreces ya que puedes sonar demasiado desesperado porque te compren. 
  • Procura siempre resaltar lo que crees es más importante y tenga relevancia con tu objetivo principal.
  • Conoce, debes conocer no solo el nombre de tu receptor, sino saber que no es una persona más sino que es Raúl Díaz, un dibujante técnico que tiene 53 años y le gusta pasar tiempo leyendo todo lo nuevo que hay en su bandeja de correo electrónico. 

Las palabras tienen un enorme poder, con ellas puedes destruir en segundos todo lo que has conseguido o puedes conseguir que tus lectores se conviertan en tus clientes. 

Sé que luego de leer esto querrás revisar todos los correos que enviaste y por los que nunca recibiste el feedback que esperabas. 

Nos ha pasado a todos eso tenlo por seguro, así que te queda echarte a reír y procurar ser más cuidadoso con lo que hagas en un futuro. 

Este texto ha sido escrito por rbkfreelance para Neetwork.