¿Problemas para publicar regularmente?

Comparte en redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
publicar

Aceptémoslo, es difícil mantener un calendario de publicaciones cuando puedes ver todos los defectos de tus propios escritos. Y es que pocas veces nos sentimos 100% satisfechos con nuestro trabajo. Entonces, ¿cómo podemos publicar contenido cada semana, o incluso cada mes, cuando todavía tenemos tanto que aprender?

La mayoría de nosotros nos encontramos con esto a veces,  y puede convertirse en un feo caso de bloqueo del escritor. Tenemos un verdadero deseo de servir a una audiencia con nuestro trabajo, pero el perfeccionismo inútil nos frena.

Dejemos eso fuera de la conversación antes de empezar a hablar de cómo sentirse cómodo haciendo clic en Publicar, incluso si no eres un “gran escritor” todavía.

Bueno, para empezar me encontré con una cita muy adecuada de Ira Glass, una personalidad de la radio pública estadounidense, sobre lo que él llama la brecha:

“Nadie le dice esto a los principiantes, ojalá alguien me lo hubiera dicho. Todos los que hacemos trabajo creativo, nos metemos en él porque tenemos buen gusto. Pero existe esta brecha. Durante los primeros años haces cosas, pero no es tan bueno. Intenta ser bueno, tiene potencial, pero no lo es. Pero tu gusto, lo que te metió en el juego, sigue siendo impecable. Y tu gusto es la razón por la que tu trabajo te decepciona. Mucha gente nunca pasa de esta fase, lo dejan. La mayoría de la gente que conozco que hace un trabajo interesante y creativo pasó por años de esto.”
– Ira Glass

Sabes cómo es “lo bueno”, pero aún no tienes las habilidades para publicar trabajo a ese nivel. Y eso es doloroso.

Honra al escritor que eres hoy

No sé si hayas escuchado de una escuela de pensamiento que dice que al aprender a dibujar “tienes 10,000 dibujos terribles en ti, así que debes hacerlos lo más rápido posible”. Es decir, que antes hacer un dibujo bueno o de calidad, debes sacar esos 10,000 dibujos malos que tienes.

Y por supuesto, en lugar de “dibujos”, puedes sustituir las entradas de los blogs, podcasts, vídeos o cualquier otro tipo de trabajo creativo al que te dediques.

Algunas personas encuentran esta idea liberadora. Si eres uno de ellos, ¡hazlo! Lo que sea que te funcione, inténtalo.

Yo la encuentro algo deprimente e incluso un poco desgastante. Y es que en primer lugar, creo que 10.000 es un número insano. No tienes 10,000 piezas realmente malas de contenido creativo para atravesar. Tal vez tengas 10 o 20.

Además es normal, nadie empieza siendo un experto. Todos necesitamos ir puliendo nuestro trabajo, nuestras habilidades, ir explorando nuestra creatividad.

En el proceso de pasar por esas primeras piezas en bruto, mejorarás tu oficio. Comenzarás a escribir y publicar contenido que es mejor que el que escribiste el mes pasado. Eso no es terrible, es fantástico.

Tal vez en vez de eso, podrías aprender a apreciar lo que puedes tocar hoy, y disfrutar de ello, mientras sigues trabajando para mejorar.

En mi experiencia, tanto en mi escritura como en mi enseñanza, encuentro más útil honrar el trabajo que refleja donde estamos hoy. Con todos sus defectos y todas sus imperfecciones.

Podrías mirar atrás en el trabajo que hiciste hace un año, o cinco años, o 20, y avergonzarte.

O podrías mirarlo y respetar el cuidado que se le dio, mientras ves los elementos que aún no has dominado. Y tal vez incluso sentirse bien por el progreso que has hecho.

Una vez que has decidido al menos intentar apreciar tus inicios, he observado tres cosas que te permitirán hacer bien tu contenido hoy, incluso mientras sigues trabajando en tu arte.

Dale un poco de energía

El primer elemento es el cuidado, mucho, tanto de la calidad de tu contenido como de la audiencia a la que sirve.

Si realmente te importa lo que escribes, estás por delante de la mayoría de la gente. No hay nada como un contenido por el que tienes un interés genuino. Incluso las palabras van saliendo sin dificultad.

Los escritores que se esfuerzan al máximo, siguen destacando, incluso en el abrumador mar de contenidos que se publican hoy en día.

Y si realmente te importa publicar contenido que beneficie a tu público, lo apreciarán y le encontrarán uso, incluso si no es “perfecto” para algún estándar inalcanzable.

No tienes que tener la habilidad para escribir como un experto, tienes que preocuparte. Créeme que tu audiencia notará la diferencia.

Dale un poco de tiempo

El segundo elemento realmente importante es darse el tiempo suficiente para producir una pieza de la que te sientas orgulloso.

Comprueba tus hechos. Revisa tu ortografía. Asegúrate de que tus argumentos están bien apoyados. Si puedes, esfuérzate por poner la mayoría de tus comas en el lugar correcto. Si bien el contenido como tal es importante, una buena redacción también lo es.

Al final, no importa que tu mensaje sea bueno. Nadie quiere leer un artículo que parece no tener ni pies ni cabeza. Están buscando aprender sobre un tema, no descifrar lo que quieres decir.

Deja que tu contenido se asiente un poco, y verás los lugares donde tu argumento es débil, o tu fraseología es confusa.

El tiempo es un gran sustituto del talento. Te va mostrando áreas de oportunidad y también te va dando nuevas ideas para complementar lo que ya tienes.

Un montón de contenido malo no es malo porque al escritor le faltó habilidad. Es malo porque no se les dio suficiente tiempo para hacer un buen trabajo. Y dime quién podría sacar un buen contenido en poco tiempo y a la primera.

publicar

Muchos de los escritores que más admiras producen terribles primeros borradores. Entre tú y yo, es una de las razones por las que no hago borradores en el editor de WordPress. No me gustaría que mis colegas vieran la basura total que escribo mientras reúno mis ideas. Muchas veces ni yo quiero ver mis borradores, menos que alguien más lo haga.

Encontré una entrara del blog de Kelton Reid, en donde habla sobre cosas que sólo los escritores serios hacen y menciona los beneficios de pensar en papel.

“Algunos de tus mejores trabajos vendrán en virtud de que luches con las palabras en la página, no en tu cabeza.”
– Kelton Reid

Adelante, divaga. Deja que tu mente y tus dedos naveguen por el teclado. Las ideas que surgen pueden ser mucho más ricas de esa manera. O si quieres aplicarlo de manera literal, escríbelo.

De nuevo, lo importante es que encuentres la técnica que mejor te funcione a ti. Yo sólo te estoy dando algunos consejos. Muchas veces al investigar y escribir los artículos, yo misma me encuentro con nuevas ideas para aplicar.

Y para resumir este punto, sólo funciona si te das el tiempo suficiente para pulir los resultados finales, y eliminar las tangentes y cruces.

Dale algunos estándares

El tercer elemento puede parecer no tan atractivo, pero déjame cambiar tu perspectiva.

Atascarse en el perfeccionismo no es una opción, pero puedes tomar una decisión consciente sobre tus estándares, como revisar cuidadosamente todo lo que vas a publicar. Sí, un error de imprenta puede pasar de vez en cuando, pero debe ser raro.

Sé que hablamos de cómo no queremos que nadie vea nuestros borradores, pero a veces necesitamos unos par de ojos extra. Tal vez alguien que nos ayude a comprobar si tenemos fechas equivocadas, palabras imprecisas o errores de escritura.

Claro que esto lo puedes hacer tu mismo, y lo dejo totalmente a tu consideración. Pero cuántas veces dejamos pasar un error frente a nuestros ojos. Estamos tan metidos en el contenido que estamos creando que nos cegamos a los pequeños detalles. Cuando me siento estancada o insegura sobre algún artículo, le pido a alguien que lo lea antes de darle publicar.

En fin, con ayuda o no, es importante establecer nuestros estándares. Y es que cuando decidimos un conjunto de reglas de escritura para vivir, creamos más confianza y autoridad con nuestro trabajo.

Si aplicas estos tres elementos, cuidado, tiempo y normas, a tu contenido, aunque no seas un “gran escritor” (todavía), podrás producir un trabajo útil del que puedas estar orgulloso y que sirva a tu público.

Y por si quieres más recursos…

Espero que este artículo sea de mucha ayuda para ti, que puedas aplicar estos consejos y que sobre todo te consiga buenos resultados.

Pero también seamos honestos, un simple artículo no es suficiente. No te preocupes que tengo más para ti.

Habrá mucha gente que piense que escribir un blog es fácil, pero cuando realmente queremos publicar contenidos de calidad, sabemos que cualquier tip es bien recibido. Te dejo estos otros artículos esperando que encuentres algo de utilidad para ti:

Rebeca

Rebeca

Comentarios