¡Comparte para que podamos seguir ofreciendo contenido de calidad y gratuito!

¿Conoces las distintas técnicas de oratoria que puedes aplicar?

Quizás piensas que los oradores efectivos simplemente nacen con esa habilidad. ¡Te equivocas! Hablar en público es una habilidad que se puede aprender.

Los oradores públicos más efectivos han trabajado duro para dominar las habilidades efectivas y las buenas técnicas de oratoria. Pueden pasar horas practicando, trabajando con un entrenador o tomando cursos de oratoria.

La buena noticia es que, con las técnicas adecuadas para hablar en público, puedes mejorar tus habilidades y convertirte en un orador eficaz.

Contenido del artículo

¿Qué es hablar es la oratoria?

Hablar en público ocurre cuando das un discurso ante una audiencia en vivo.

Difiere de otros tipos de conversación, como los vídeos. También es diferente de las presentaciones en línea, que se crean y luego se cargan en Internet.

Hablar en público tiene  muchas ventajas, incluyendo mejorar tu nivel de confianza y darte la oportunidad de defender una causa que te interesa.

Además, tener habilidades eficaces de oratoria puede ayudarte a encontrar un trabajo. Muchos trabajos, como instructor o un profesional de ventas, requieren que hables en público.

Incluso cuando un trabajo no incluye esta característica en la descripción del mismo, los empleadores aún valoran a los candidatos con habilidades eficaces para hablar en público.

En una encuesta de 600 empleadores, los participantes indicaron que sentían que las  buenas habilidades de comunicación eran dos veces más importantes que las habilidades de gestión.

En este punto, puedes estar preguntando “¿qué hace que un buen orador público?” La respuesta puede parecer fácil: un buen orador público utiliza técnicas de oratoria eficaces.

Técnicas de oratoria para poder llevar tu mensaje

1.      Técnicas de oratoria: Cuida tu tema

Tecnicas de oratoria Cuida tu tema

La pasión es una de las técnicas de oratoria más útiles cuando se trata de ser transmitir un mensaje de manera eficaz. El público puede saber si eres apático. Si no te importa, a ellos tampoco les importará. Peor aún, puedes parecer falso.

Por otro lado, si te importa sinceramente tu tema, la audiencia también lo captará. Te verán como más auténtico y creíble. Prestarán más atención para descubrir por qué tu tema es tan importante.

Y es más probable que perdonen los errores menores que pueda cometer.

2.      Recuerda tu objetivo de hablar

Probablemente todos hemos escuchado al menos a un orador que parecía seguir y seguir para siempre sobre nada en particular. Una razón por la que esto sucede es porque el discurso no está lo suficientemente enfocado.

El orador está tratando de cubrir demasiado y termina aburriendo a sus oyentes.

Al principio del proceso de desarrollo de tu discurso, identifica la razón por la que estás hablando. Asegúrate de cumplir con este objetivo durante tu presentación. No te desvíes del tema.

3.      Apoya tus puntos principales

Cada punto que hagas en tu discurso debe ser respaldado con un ejemplo, una ilustración o hechos. Cuando respaldas un punto, es mejor ser lo más específico posible.

Por ejemplo, en un discurso sobre la importancia del agua limpia, esta afirmación es demasiado vaga:

“Muchas personas no tienen agua limpia”.

Declarar esta estadística del Centro para el Control de Enfermedades de EE. UU. Es una forma más efectiva de respaldar tu punto:

“En todo el mundo, 780 millones de personas no tienen acceso a una fuente de agua mejorada”.

4.      Cuenta una historia

La gente ama una buena historia.

Entonces, si quieres ser bueno al hablar en público, tener una buena historia es una de las mejores técnicas de oratoria para aplicar.

Contar historias es una excelente manera de hacer que tu material sea más atractivo y de relacionarse con tu audiencia. Asegúrate de que ellos puedan relacionarse con tu historia y que sea relevante.

Si estás hablando de tu negocio, aquí hay algunos ejemplos de historias que puedes contar:

  • Una historia de cliente. La historia de cómo tú producto o servicio satisfizo la necesidad de un cliente específico o resolvió un problema. Los clientes satisfechos a menudo están felices de compartir esto.
  • La historia de tu empresa. La historia de cómo surgió tu empresa. Esto puede ser efectivo si está orientado al cliente.
  • Una historia de desarrollo de producto. La historia de cómo llegaste a ofrecer un nuevo producto (o servicio).

Por supuesto, hay muchos otros tipos de historias que podrías contar dependiendo del tipo de conversación que estés tratando de establecer.

5.      Usa las herramientas de presentación sabiamente

Usa las herramientas de presentacion sabiamente

Las presentaciones de diapositivas a menudo tienen fama de aburridas, pero eso se debe a que muchos oradores desconocen lo que pueden hacer con ellas. Por lo que no hacen el mejor uso de todas las funciones.

Para atraer mejor a tu audiencia, aprende a usar las funciones más avanzadas de tu herramienta de elección.

A modo de ejemplo, aquí hay algunas maneras en que puedes destacar:

  • Agregar animaciones
  • Puedes agregar vídeo
  • Agregar audio
  • Construir una línea de tiempo

Y estas características son solo la punta del iceberg. Para elevar realmente tus técnicas de oratoria, querrás aprender todo lo que tu herramienta de software de presentación puede hacer.

6.      Usa una plantilla profesional

Ya que mencionamos las herramientas de presentación, hablemos también del diseño de las mismas. El diseño de tu presentación afecta la forma en que tu audiencia percibe el mensaje.

Incluso si has memorizado tu discurso, haz el tema más sorprendente: tu audiencia podría juzgarte negativamente si el diseño de tu presentación es descuidado y poco profesional.

Por supuesto, puedes usar una plantilla estándar (las mismas que todos usan) o diseñar tu propia plantilla (costosa y que requiere mucho tiempo). Pero un mejor plan es utilizar una plantilla de presentación diseñada profesionalmente que puedas personalizar fácilmente.

Hay muchas opciones para elegir, por lo que seguramente encontrarás una que satisfaga tus necesidades.

7.      Practica tu discurso

Una de las técnicas de oratoria más importantes es a menudo una de las más olvidadas: la práctica.

Si esperas ser un orador eficaz sin practicar tu discurso, te equivocas. Una de las formas más rápidas de evitar el fracaso para hablar en público es tratar de dar un discurso que realmente no conoces y no has practicado.

El viejo dicho, “la práctica hace la perfección”, aplica cuando se trata de desarrollar habilidades eficaces para hablar.

Cuanto más practiques tu discurso, más familiar te resultará y más cómodo lo desarrollarás. Además, practicar tu discurso es la única forma de descubrir cuánto tiempo tomará y dónde debes hacer una pausa.

8.      Trabaja con un entrenador (opcional)

Si realmente quieres desarrollar habilidades para hablar eficazmente, no hay mejor manera que trabajar con un entrenador de habla.

Un entrenador o maestro puede enseñarte los principios de hablar en público y señalar errores en tus técnicas de oratoria de los que de otra manera no podrías conocer.

Si bien puedes estar pensando que un entrenador de discurso es demasiado caro (y hay entrenadores privados que te enseñarán a hablar en público), puedes encontrar ayuda para hablar en público a un precio razonable.

Incluso puede haber cursos cerca.

9.      ¡Relájate!

relajate y mejoraras en tus tecnicas

Es normal estar nervioso por hablar en público. Los números varían, pero un estudio del Centro Nacional de Información biotecnológica estima que hasta el  77% de nosotros tenemos miedo de hablar en público.

Es tan común que existe un término técnico real para el miedo a hablar en público: la glosofobia.

No te estoy diciendo esto para hacerte sentir más ansioso, sino más bien para hacerte saber que tener algo de ansiedad antes de dar un discurso es perfectamente normal. Aún así, debes tratar de relajarte si puedes. Te sentirás más cómodo y la audiencia también se relacionará contigo mejor.

Si hay algo que normalmente te calma en situaciones estresantes, intenta usarlo justo antes de hablar. Las técnicas de calma populares incluyen:

  • Meditación
  • Ejercicio
  • Afirmaciones positivas
  • Aromaterapia
  • Música

10. No te preocupes por los errores

Una de las razones por las que muchos tememos hablar en público es porque nos preocupa cometer un error y avergonzarnos frente a todos. Si este es tu miedo, déjalo ir.

La mayoría de las audiencias no notarán si cometes un error. Y si se trata de un pequeño error, es posible que el público ni siquiera lo note.

Por supuesto, la práctica puede reducir drásticamente la probabilidad de que cometa uno. Cuanto más practiques, mejor conocerás tu discurso, y los errores serán menos probables.

Entonces, ¿qué debes hacer si comete un error? Si es un error menor, no te detengas ni te disculpes, ya que eso solo llama la atención. Solo continúa.

Si cometes un gran error, intenta usar el humor para calmar la situación y luego continúa con tu discurso. Tus oyentes quedarán impresionados con lo bien que manejaste las cosas.

11. Establece un buen ritmo

Cuando se trata de las técnicas de oratoria, un error común de los novatos es hablar demasiado rápido. Esto generalmente es causado por una combinación de nervios y no darse cuenta de lo rápido que realmente estás hablando.

Pero hablar demasiado rápido hace que sea más difícil para los oyentes entender lo que estás diciendo.

Los oradores públicos efectivos saben mantener el ritmo. Hablarán a un ritmo natural y harán breves pausas naturales en su discurso.

También ayuda si recuerdas respirar durante el mismo. Un sorprendente número de personas aguantan la respiración sin darse cuenta cuando están nerviosas. Pero contener la respiración solo aumentará tu ansiedad.

Por lo tanto, recuerda respirar profundamente durante los descansos. Si tu discurso es largo, tomar un sorbo de agua durante un descanso puede ayudar.

12. Añade ayudas visuales

Las ayudas visuales pueden servir como una poderosa ilustración de tu discurso. Los humanos usan su vista más que cualquier otro sentido. Entonces, si puedes expresar tu punto mostrándolo a tus oyentes en lugar de describirlo, es más probable que lo recuerden.

Pero ten cuidado. Para ser eficaz, tu ayuda visual debe ser de alta calidad y fácilmente visible para todos los miembros de tu audiencia.

Evita incorporar gráficos descuidados en una presentación de diapositivas. Del mismo modo, no agregues una ayuda visual que sea físicamente demasiado pequeña o corta.

13. Vístete cómodamente, pero profesionalmente

Vistete comodamente, pero profesionalmente

¿Cuál es el atuendo adecuado para usar si quieres ser un orador público efectivo?

Bueno, no hay una respuesta. La forma en que te vistas depende de quiénes serán tus oyentes. Pero el principio general es que quieres vestirte profesionalmente para causar una buena impresión. Asegúrate de mantener buenas reglas de aseo e higiene.

Muchos expertos sienten que debes vestirte de acuerdo a cómo se viste tu audiencia. Si la audiencia está vestida formalmente, no querrás presentarte con pantalones cortos y una camiseta.

Del mismo modo, si el público usa pantalones cortos y una camiseta, no te vistas formalmente.

14. Evita los rellenos incómodos

“Um”, “uh”, “tenemos que”. Todos deslizamos estas palabras de relleno en nuestras conversaciones sin siquiera darnos cuenta. Pero el uso excesivo de estas palabras durante un discurso profesional puede hacer que parezcas menos seguro.

Si puedes, deja el hábito de usar estas palabras para convertirte en un mejor orador público.

La práctica puede ayudarte a eliminar estas palabras de tus patrones de habla, pero puedes estar tan acostumbrado a usarlas que es difícil darse cuenta cuando lo haces.

Aquí es donde un entrenador de discurso, maestro o amigo sería útil. Podrían escuchar estas palabras y ayudarte a romper el hábito de usarlas.

15. Usa gestos (pero no exageres)

El movimiento natural durante un discurso es un signo de un orador público efectivo. Los gestos con las manos e incluso dar unos pocos pasos en el escenario pueden ser buenas técnicas de oratoria siempre que sean naturales, decididos y no exagerados.

El movimiento puede hacer que parezcas más cómodo y ayudar a tu audiencia a relacionarse contigo.

Probablemente hayas visto al orador rígido que pronuncia su discurso mientras está quieto, con las manos colgando sin fuerzas a su lado.

¿Cuál preferirías escuchar? ¿Ese orador rígido o un orador que puntúa su discurso de vez en cuando con gestos significativos con las manos?

16. Permite preguntas

Las sesiones de preguntas y respuestas (Q & A) son una de las técnicas de hablar en público más infrautilizadas. Muchos oradores simplemente dicen lo que van a decir y luego se sientan. ¡Que desperdicio!

La belleza de las preguntas y respuestas es que puede escuchar las preocupaciones de tus oyentes directamente y abordarlas públicamente, fortaleciendo aún más tu tema.

Puedes prepararte para una sesión de preguntas y respuestas creando tu propia lista de preguntas y posibles objeciones que los miembros de la audiencia puedan tener (con respuestas).

Estudia la lista cuidadosamente para familiarizarte con ella. Si alguien menciona un punto en el que no habías pensado, no te asustes. No esperan que lo sepas todo. Es perfectamente aceptable tomar su información de contacto y decirles que se pondrá en contacto con ellos una vez que tengas la respuesta.

Consejos para poner en práctica las técnicas de oratoria

1.      Conoce a tu audiencia

tecnicas de oratoria conoce a tu audiencia

Si estás hablando frente a una audiencia, generalmente hay una razón. Investiga con quién estás hablando y qué quieren o necesitan escuchar.

Si se trata de amigos y familiares, entretenlos. Si es un evento corporativo, enséñales e inspíralos. Conocer la demografía de la audiencia es imprescindible.

2.      Ensayar, ensayar, ensayar

Nada se convierte en memoria muscular a menos que practiques sin descanso. Si tienes un gran discurso por venir, haza tiempo todos los días para practicar.

Prepara tus objetivos y el contenido con mucha anticipación. Esta es una de las técnicas de oratoria que se puede hacer mientras conduces, haces ejercicio, en el automóvil, en un avión… en cualquier lugar.

3.      Practica con distracciones

Una vez que conoces el contenido, es bueno agregar un poco de distracción para probar qué tan bien preparado estas realmente.

Enciende el televisor o ensaya mientras empujas a tu hijo en el columpio. Cualquier cosa que agregue un poco más de desafío.

4.      Encuentra un estilo que funcione para ti

Los diferentes eventos a menudo requerirán un enfoque o estilo diferente. A veces, leer un discurso preparado está bien.  Algunos usan notas. Otros prefieren ser 100 por ciento escritos y memorizados.

Si ese es tu estilo, memoriza el contenido tan bien que puedas salirte del guión si es necesario, y así no parecerás que estás recitando un poema. Usa el enfoque adecuado para el evento apropiado.

5.      Conoce el medio ambiente

Conoce el lugar donde hablarás. Llega con mucha anticipación. Camina por la habitación. Camina por el escenario. Obtén una idea de la vibra del medio ambiente para que te sientas más cómodo cuando sea “hora de hablar”.

6.      Prueba todo el equipo

Nada apesta más que las dificultades técnicas de último momento.

Evita agregar aún más estrés probando todos y cada uno de los equipos y funciones audiovisuales con anticipación. Y tener copias de seguridad.

7.      Practica frente a un espejo

Practicar frente a un espejo es una de las técnicas de oratoria para aprender la cantidad adecuada de movimiento corporal, uso de manos y expresiones faciales.

8.      Aprovecha cada oportunidad para hablar

La única forma de mejorar en algo es hacerlo todo el tiempo. Ensayar es bueno, pero nada se compara con levantarse frente a una audiencia y hacerlo de verdad.

9.      Haz contacto visual

haz contacto visual

Este es muy importante, y no importa cuán grande sea la audiencia.

Haz contacto visual con tantas personas como sea posible. Hace que los miembros de la audiencia sientan que les estás hablando directamente. Y no solo te quedes con las personas en las primeras dos filas. Mira a la gente en la parte de atrás también.

10. No pases el tiempo asignado

En caso de duda, trabaja bajo el tiempo asignado. Menos es a veces más. Pero nunca, nunca, pases.

Es una etiqueta deficiente para hablar y demuestra que no estás preparado. También es una falta de respeto a la agenda del evento. De nuevo, solo practica.

11. Conoce tu material

Si tu objetivo es convertirte en un líder de pensamiento o realmente enseñarle algo a la audiencia, solo una comprensión verdaderamente auténtica del material te llevará allí.

12. Haz largas pausas

Similar a ralentizar las cosas, haz un punto para hacer largas pausas. Y hazlos más largos de lo que crees que es apropiado. Puede tener un gran impacto al enfatizar puntos clave y conectarse emocionalmente con la audiencia.

13. Practica el tono y la proyección

No busques un discurso con el mismo tono y volumen.

El tono y la proyección agregan una capa de entretenimiento y ayudan a mantener a la audiencia totalmente comprometida de principio a fin. Estos también deben practicarse religiosamente.

14. Usa el humor y la emoción

Usa el humor y la emocion

No importa de qué estés hablando. Siempre hay un lugar para la emoción o el humor, o ambos. El humor autocrítico funciona mejor.

Y si estás empezando a ponerte emocional, úsalo. Es posible que la audiencia no recuerde todo lo que dijiste, pero recordará cómo los hiciste sentir.

15. Prepararte mentalmente

Encuentra tiempo durante la hora anterior a tu discurso para un poco de soledad. Pon tu mente en lo correcto. Limpia tu cabeza. Si faltan cinco minutos, relájate.

El tiempo para asegurarte de que conoces el material perfectamente ha pasado.

16. Haz ejercicio antes de continuar

Es casi imposible sentir estrés y ansiedad después de un buen entrenamiento. Si tienes tiempo, haz ejercicio.

Cuanto más cerca de tu discurso, mejor. También es un buen momento para practicar.

17. Proyecta confianza.

Cuanto más proyectes confianza, más confianza tendrás. Sal y domina la habitación.

Incluso si estás aterrorizado. Fíngelo. Mira a las personas a los ojos y llama su atención.

Puntos a tener en cuenta en las técnicas de oratoria

Lo más probable es que a veces tengas que hablar en público. Si bien esto puede parecer intimidante, los beneficios de poder hablar bien superan cualquier temor percibido. Para convertirte en un mejor orador, usa las siguientes estrategias:

  • Planifica adecuadamente.
  • Práctica.
  • Interactúa con tu audiencia.
  • Presta atención al lenguaje corporal.
  • Piensa positivamente.
  • Lidia con tus nervios.
  • Mira grabaciones de tus discursos.

Hablar bien en público, puede ayudarte a conseguir un trabajo o promoción, crear conciencia sobre tu equipo u organización y educar a otros. Cuanto más te esfuerces por hablar delante de los demás, mejor serás y más confianza tendrás.