¡Comparte para que podamos seguir ofreciendo contenido de calidad y gratuito!

Todos alguna vez, hemos sido fuertemente aquejados por las dudas y las cavilaciones. Especialmente cuando grandes cambios se vislumbran en nuestros horizontes. Tomar decisiones importantes, suele ser complicado para todos.

La vida es cambiante, y en su transcurso, su constante evolución causará que nos veamos en posición de tomar decisiones importantes, que darán cambios de dirección notables en nuestra cotidianidad.

Si nuestra inteligencia emocional es amplia, nuestro equilibrio personal no se verá en jaque, y sabremos identificar con presteza las respuestas que buscamos, y cómo alcanzarlas de forma satisfactoria.

tomar decisiones importantes

La primera búsqueda de nuestras vidas, siempre será la búsqueda de la felicidad. El Status Quo soñado por el que trabajamos día tras día. El periplo a este estado solemne y sublime de la vida, está lleno de decisiones que a veces nos acercarán a la meta soñada, y a veces nos harán retroceder y aprender un poco más.

En cualquier caso, el éxito de nuestras elecciones, dependerá intrínsecamente del proceso que hayamos llevado a cabo para su toma.

Tomar decisiones importantes, y acertar en ello, es la llave maestra al progreso en todos los sentidos.

El estar en el lugar correcto en el momento correcto, es visto por muchos como azar, pero realmente, se trata de un trabajo analítico importante, que podemos llevar a cabo si somos capaces de leer correctamente los factores que influyen en nuestra vida, y que la condicionan.

Si tienes dudas con respecto a una decisión importante que debes tomar, has llegado al lugar indicado.

En este artículo, te ayudaremos con consejos y recomendaciones simples sobre como tomar decisiones importantes de forma sencilla, y que tales, siempre te acerquen más a tus metas. ¡Vamos allá!

¿Qué debo tomar en cuenta para tomar decisiones importantes?

Diversos factores son los que entran en juego en este sentido, y son sujetos variables dependiendo de la naturaleza de la decisión. Aun así, podremos identificar elementos básicos a contemplar.

Primero, tengamos en cuenta la temporalidad. Cada momento de nuestras vidas, acarrea decisiones extraordinarias, que cambiarán sistemáticamente nuestro paradigma. Por ello, los momentos en los que elegimos nuestras alternativas son determinantes.

tomar decisiones importantes

Una decisión tomada a destiempo, puede tener un efecto similar al de una mala decisión.

Con esto, no queremos promover que te precipites en elegir asuntos capitales de tu futuro. Queremos decirte, que postergar nuestras elecciones, es un hábito pernicioso.

Bajo presión, las respuestas de nuestro sistema nervioso, tienden a ser súbitas y desproporcionadas. Cuando eludimos un asunto capital, y nos encontramos posteriormente a puertas de su materialización, y no hemos tomado una posición clara, nuestro cerebro dará señales graves de estrés, y ante tal circunstancia, la probabilidad de elegir mal, aumenta significativamente.

Piensa sin prisa, pero sin pausa. Pero, no pensar, no puede ser una opción en cuanto a esto se refiere.

De la misma forma, el estudio de nuestras opciones requiere lujo de detalles. Siempre debemos observar todas nuestras posibilidades, y estudiar cada una detenidamente, y desgranar con paciencia los pros y contras.

En algunos casos, algunas posibilidades lucirán ideales, y sin ninguna falencia. Al menos a primera vista.

Sin embargo, tras un análisis posterior, detallado y profundo, podremos encontrar múltiples elementos negativos, que pueden ampliar nuestras perspectivas.

Siempre recordemos que ningún problema tiene una sola respuesta, y que para tomar decisiones importantes no podemos manejar solo una versión.

Y, entendamos que, aunque jamás querramos que algo nos salga mal, aún menos en asuntos vitales, puede que algo salga mal.

En esos casos, lo más positivo, y más beneficioso para nuestra salud emocional y espiritual, es asumir nuestras equivocaciones, y plantearnos retos más acordes a lo que podemos lograr, y por supuesto, analizar con detalle los factores que nos han hecho elegir pobremente.

Desde ya, te daremos seis recomendaciones muy sencillas, que te darán las luces que necesitarás para llegar a tomar decisiones importantes en todos los niveles y aspectos de la vida.

Recomendaciones para tomar decisiones importantes.

1. Define tus objetivos.

¿Sabes qué quieres? ¡Excelente! En este punto, solo debes establecerte metas realistas y claras.

Cuando sabemos a dónde queremos ir, sólo necesitamos encontrar el camino a ello. Sin embargo, saber que queremos en realidad, no es un proceso tan sencillo.

Y, simplemente, conocer nuestros propios deseos, no es suficiente en lo absoluto.

Definir tiempos de realización, los métodos que usaremos y hasta qué punto podremos insistir en esta idea, es también vital. Esto, lo profundizaremos en nuestra segunda recomendación para tomar decisiones importantes.

2. Infórmate.

La información es la base del conocimiento, por ende, para decidir correctamente, debemos tener conocimiento pleno de los factores que entrarán en juego cuando decidimos algo.

Analizar datos cualitativos y cuantitativos, son un paso esencial para informarnos correctamente.

El equilibrio en las percepciones tangibles e intangibles, nos darán más exactitud en la posterior lectura de consecuencias, y convenir en cuál puede ser una mala decisión, y cuál no.

Cada detalle cuenta, y cada dato es digno de escrutinio en este proceso.

Todas nuestras opciones, deben ser estudiadas. Tras ello, pasemos a nuestra tercera recomendación para tomar decisiones importantes.

3. Identifica tus mejores opciones.

Muchas veces, en puntos concretos de nuestra vida, deseamos elegir caminos que, por el momento, no son en lo absoluto factibles.

Siempre la mejor decisión, será elegir la mejor opción posible, y en base a ella, construir el futuro inmediato.

tomar decisiones importantes

Tras recabar nuestra información vital, siempre el rango de opciones iniciales, bajará de forma considerable, y nos quedaremos con alternativas selectas que serán las que a final de cuentas contemplaremos cuando tomemos nuestra alternativa.

Aplicar técnicas de descarte, siempre es una buena idea en este punto. Las matrices DOFA son una excelente herramienta para estos menesteres.

Habiendo explicado esto, vayamos al paso cuatro para tomar decisiones importantes.

4. Analiza los riesgos.

Si existe la posibilidad de que se genere el peor de los escenarios, en las peores circunstancias posibles, acarreando las peores consecuencias, seguramente, esto sucederá.

Edward A. Murphy Jr., científico estadounidense, creador de las leyes de Murphy.

No confundamos realismo y precaución con el pesimismo.

Ser realista y precavido, es entender, que cuando alguna decisión, para ser exitosa, depende de un número importante de factores, parte azar, parte de la intervención de terceros, y parte de nuestra propia acción, lo más probable es que este camino nos lleve al fracaso.

Ya a partir de cierta edad, empezamos a descubrir que son muy contadas las ocasiones en las que el universo conspira a favor de nuestros planes. Por ello, si el éxito de una alternativa, no depende en su mayoría, de nuestras acciones, lo recomendable es descartarla.

Un principio elemental de la filosofía Socrática, que es una de las bases del pensamiento moderno, es la importancia de la individualidad y la propia intervención en la construcción del destino.

No confiéis vuestro destino a los Dioses, pues los únicos dueños de vuestra realidad, sois vosotros mismos.

Sócrates, Filósofo Griego.

Cuando elegimos una opción, para reducir los riesgos en ella, debemos determinar que la participación ajena, sea ínfima o nula. Que el éxito o fracaso de nuestras iniciativas dependa de nuestra acción o inacción, y no del azar.

Pasemos al siguiente punto para tomar decisiones importantes.

5. Pide consejos a personas con más experiencia.

La sabiduría es una virtud, solemne y bienaventurada que reside en aquellos que han recopilado conocimiento empírico. Es fácil conseguir personas muy sabias, al contrario de la opinión de la mayoría, incluso en casa, puede que, en nuestros padres, abuelos u otras personas, podamos encontrar muchas luces.

Siempre analizar algo desde diferentes perspectivas, ampliará nuestro horizonte de forma considerable.

Para tomar decisiones importantes, es muy recomendable buscar diversos puntos de vista, de personas que ya hayan atravesado esas situaciones, y estén dispuestas a brindarnos su consejo.

Incluso, apelar a la ayuda profesional, en la figura de un Psicólogo, terapeuta o consejero, siempre serán excelentes ideas.

tomar decisiones importantes

Especialmente, si el proceso nos aqueja, o nos llena de estrés. Un profesional siempre nos dará las mejores herramientas para llegar a las respuestas que ansiamos.

Hablemos ahora del último punto para tomar decisiones importantes.

6. Toma la decisión, y cree en tus planes totalmente.

Todos los caminos al éxito, están plagados de dificultades. Y, la única forma de sortear los momentos difíciles y seguir íntegro, es confiando plenamente en nosotros mismos, y en que elegimos correctamente.

Si el periplo que decidimos caminar, se pone complejo, pero es el correcto, debemos estar prestos a recorrerlo con humildad y determinación, afrontando cada uno de nuestros retos con la debida valía.

tomar decisiones importantes

Perseverar es vencer.

Afronta siempre las dificultades, con el convencimiento de que al final de camino, las cosas serán mejores. Y, seguramente, así será.

En este punto, es también muy válido buscar apoyo en otras personas, y recurrir a profesionales en este campo.

No sintamos jamás vergüenza por tener momentos difíciles, porque la vida es difícil en sí, en todos los sentidos posibles, y aun así, más de 7.000.000.000 millones de personas existen mientras lees esto. ¡Ánimo!

Conclusiones.

Tomar decisiones importantes, siempre es complicado para todos. Muchas diatrivas emocionales vendrán a la palestra en este sentido, pero la objetividad, siempre nos asegurará elegir el mejor camino.

Confiar en uno mismo, y en sus caminos, es un punto crucial. Y, así como el consejo y opiniones de otros, pueden enriquecer nuestro panorama, tampoco factores externos deben influir de forma deliberada en nuestras elecciones.

Siempre busquemos el equilibrio entre factores.

Y, por último, cuando las cosas salgan mal, bajar la cabeza no es la opción más factible.

Asumamos nuestros errores, y analicemos con detalle que nos ha llevado al yerro. Mejoremos nuestros esquemas, y empecemos de nuevo. Con más energía, y con la sabiduría de la equivocación previa.

Desde aquí, esperamos que nuestro artículo te ayude en tu proceso para tomar decisiones importantes, y que sin importar tus caminos, siempre llegues al éxito.

 

¡Comparte para que podamos seguir ofreciendo contenido de calidad y gratuito!