¡Comparte para que podamos seguir ofreciendo contenido de calidad y gratuito!

Conocer las características de la oratoria y aplicarlas es muy importante para ayudar a despegar tu carrera.

Los grandes oradores no nacen, se hacen. No hijo perfectos. Es el deseo de avanzar en sus habilidades para hablar en público lo que los acerca a la perfección.

El arte de hablar en público va más allá de la lectura de las tarjetas de referencia. Afortunadamente, si tienes pasión, aprender sobre las características de la oratoria es una excelente manera de convertirse en uno.

Hablar en público puede ser aterrador si no tienes las cualidades o la elocuencia para inspirar. Si tus habilidades para hablar no son buenas, es probable que tu presentación no transmita el mensaje de manera efectiva.

Las siguientes características de la oratoria son esenciales para implementar tus presentaciones y lograr inspirar, influir y tener un impacto firme en tu audiencia.

¿Qué es la oratoria?

Básicamente, es el Estudio de Técnicas de Presentación en vivo ante Una audiencia.

Los Discursos Públicos pueden abarcar Una Amplia Variedad de Temas Diferentes.  El objetivo del discurso puede ser educar, entretener o influir en los oyentes.

Una de menudo, las Ayudas visuales En Forma De Una Presentación de Diapositivas Electrónicas se utilizan para Complementar el Discurso y Hacerlo Más interesante para los Oyentes.

Una Presentación de Hablar en Público es diferente De Una Presentación en Línea Porque la Presentación en Línea Se Puede ver y / o escuchar una Conveniencia del Espectador, MIENTRAS Que Un Discurso Público generalmente se Limita un Un momento O lugar Específico.

Las presentaciones en línea a menudo se componen de presentaciones de diapositivas o videos pregrabados de un orador (incluidas las grabaciones de una presentación en vivo para hablar en público).

Debido a que hablar en público se realiza ante una audiencia en vivo, hay algunos factores especiales que el orador debe tener en cuenta.

La importancia de conocer las características de la oratoria

importancia de conocer las caracteristicas

Si le preguntas a la mayoría de las personas, probablemente dirán que no les gusta hablar en público. También pueden admitir que tienen miedo, ya que el miedo a hablar en público es un miedo muy común.

O simplemente pueden ser tímidos o introvertidos. Por esas razones, muchas personas evitan hablar en público si pueden. Si eres una de esas personas, te estás perdiendo de una oportunidad de llevar a cabo tu carrera al siguiente nivel.

Con los años, hablar en público ha jugado un papel importante en la educación, el gobierno y los negocios. Las palabras tienen el poder de informar, persuadir, educar e incluso entretener. Y la palabra hablada puede ser aún más poderosa que la palabra escrita en las manos del hablante correcto.

Si Eres Propietario De Una Pequeña Empresa, estudiante de la ONU o simplemente alguien a quien le apasiona algo, te beneficiarás si Mejoras tus Habilidades para Hablar en Público, del tanto profesionalmente Como personal. Algunos beneficios para hablar en público incluyen:

  • Mejora la confianza
  • Mejores habilidades de investigación.
  • Habilidades deductivas más fuertes
  • Capacidad para abogar por causas
  • Y más

Hablar en público es especialmente importante para las empresas, ya que tienen la necesidad de transmitir su mensaje a los clientes potenciales y comercializar sus negocios.

Una el menudo se espera Que los Vendedores y Ejecutivos Tengan buenas Habilidades para Hablar en Público.

Características de la oratoria: Según el orador

1.      Confianza

La confianza es el atributo más importante para poder hacer una presentación exitosa. Un orador Que exuda confianza en sí considera Más Seguro, Preciso, conocedor, inteligente y agradable Que Un orador Que Tiene Menos confianza en lo Que esta Diciendo.

Es natural estar nervioso, pero para sobresalir en hablar en público, tienes que superar tus nervios.

Si te sientes un poco nervioso antes de una presentación, busca la manera de dejarlo ir, ya que el público nunca se conectara contigo a menos que lo hagas.

Involucrar a tu audiencia en la presentación es una de las formas de superar el miedo. La clave es practicar, practicar y practicar.

Si haces un trabajo decente aquí, la confianza fluirá naturalmente.

2.      Pasión

La pasión es un fuerte sentimiento de entusiasmo por algo. Para comunicar eficazmente tu discurso, debes tener pasión por el tema. Si el tema no puede alegrarte, lo más probable es que no entusiasme a tu audiencia.

Sin pasión, tu discurso no tiene sentido. La pasión provoca emociones que fluyen naturalmente. Las emociones mueven a una audiencia y transmiten el mensaje de manera efectiva.

Las emociones no pueden ser falsificadas. Elevar la voz y usar gestos no puede reemplazar las emociones.

Necesitas irradiar un nivel de sinceridad en tus para mover a tu audiencia. Para encontrar pasión por los temas que no te entusiasman, necesitarás investigar para encontrar cosas que te interesen.

3.      Introspección y autoconciencia

Para ser un orador exitoso, primero debes comprender quién eres y cuáles son tus cualidades más fuertes.

La mayoría de los oradores exitosos trabajan para capitalizar sus fortalezas. ¿Es el humor lo que agrega sabor a tu presentación? ¿O es ese talento para contar historias? Comprender tu fortaleza como orador te permitirá involucrar efectivamente a la audiencia.

Los oradores públicos profesionales también encuentran formas de mejorar sus debilidades.

Para comenzar, debes hacer una lista de todos tus mejores rasgos. Piensa en cómo se expresan estos rasgos al hacer una presentación. También debes hacer una lista de esos rasgos que crees que faltan en tus presentaciones.

Luego, debes idear formas de mejorar e incorporar los rasgos de una manera clara y concisa para que tu presentación sea atractiva.

4.      Ser tu mismo

Siempre sea ​​tu mismo y no una copia. Nadie puede replicarte mejor que tú.

No importa cuánto hayas ensayado para el discurso, si no actúas como tú, tu audiencia puede verte como poco sincero. Pueden percibir que tu idea es tratar de captar la atención copiando a una persona famosa o tratando de tomar su lugar.

Piénsalo de esta manera: si creas un sitio web y lo sobrecargas con contenido copiado o duplicado, no atraerás mucho tráfico.

La autenticidad es muy importante y va de la mano con la credibilidad percibida de lo que sea que estés comercializando. Para ser tú mismo, debes hablar con una voz natural. Practica tu discurso pero no lo memorices.

5.      Compromiso con tu audiencia

Un buen discurso debe ser de naturaleza conversacional. Debe involucrar a la audiencia tanto como sea posible. Esto ayuda a eliminar el elemento de aburrimiento. Asegura que el público no esté en el teléfono o en las computadoras portátiles buscando en la web mientras hablas.

Puedes lograr que apaguen los teléfonos creando una atmósfera atractiva. Una forma de lograr esto es pintando una imagen a través de la narración de cuentos, burlándose o realizando algunas actividades regulares de relajación corporal.

Las mejores formas de conectarte con tu audiencia son;

  • Cuenta historias
  • Sé consciente de tu público objetivo
  • Conoce la energía en la habitación.
  • Estar dispuesto a burlarse de ti mismo
  • Trabaja en tu lenguaje corporal no verbal

Características de la oratoria: Según el punto de vista físico

caracteristicas de la oratoria desde el punto de vista fisico

1.      Habla con una voz natural

Cualquier conexión que hayas hecho con tu audiencia podría romperse con tonos que parezcan “falsos” o “demasiado perfectos”.

En general, debes intentar hablar en un tono de conversación. Si dices algunos “ahhs” y “umms” está bien, no te preocupes.

2.      Modulaciones de voz

Si desea ser más atractivo como orador, evita hablar en un tono que parece demasiado bien ensayado, pero aún así deseas tener en cuenta la velocidad y la modulación de tu discurso cuando practicas.

Para practicar la ritmo adecuado, graba tu discurso y escúchalo más tarde. Podrás saber exactamente cuándo y dónde comienza a sonar auténtico.

Aún puede usar modulaciones de voz efectivas mientras empleas tu voz natural.

3.      Mantenlo corto y dulce

Si solo tiene 30 minutos para dar un discurso, no te obligues a llenar todo el tiempo asignado. Di lo que necesitas decir y usa el tiempo restante para preguntas o para dejar que tu audiencia salga un poco antes.

El objetivo principal de pronunciar un discurso es intentar transmitir tu punto de vista, y eso podría no requerir una hora completa. Debes asegurarte de que tu presentación sea fácilmente digerible para quienes te escuchan.

Si puede completar tu discurso en 15 minutos, hazlo y deja el tiempo restante abierto para preguntas y comentarios.

La investigación realizada por Dianne Dukette y David Cornish (2009) muestra que, en promedio, los adultos solo pueden mantener la atención durante unos 20 minutos y que su respuesta a corto plazo al estímulo que atrae la atención es solo segundos.

Esto significa que cuando te paras frente a una multitud para presentar, solo tienes ocho segundos para atraer la atención de la audiencia.

Además, si tu presentación lleva más de 20 minutos, entonces debes dividirla en fragmentos más pequeños con un máximo de 20 minutos por fragmento de información.

4.      Tasa de palabras

Básicamente, la tasa es qué tan rápido hablas.

Tienes que ajustar esa velocidad para adaptarte a la situación. Una velocidad de habla normal es de aproximadamente 120 palabras por minuto. Un oyente promedio puede asimilar palabras hasta cuatro veces esa velocidad.

Un altavoz extremadamente lento permite que las mentes del oyente deambulen hasta el punto de que ya no escuchan lo que tienes que decir. Una tasa lenta también puede indicar que no estás interesado en tu tema o en la audiencia.

Un orador extremadamente rápido corre el riesgo de que el público pierda palabras clave. La clave aquí es la variación. Usa tu ritmo de habla para capturar y mantener la atención de tu audiencia.

Una velocidad de habla más rápida puede sugerir emoción o acción repentina; tasas más lentas indican calma.

  • Los temas difíciles o complejos exigen que disminuyas tu ritmo para permitir que la audiencia asimile y procese lo que estás diciendo.
  • Habla más rápido cuando te comuniques sobre temas más comunes.
  • Tu trabajo es aprender a controlar la tasa y utilizar la variación de la misma para tu ventaja.

5.      Volumen

Desea que tu volumen llegue al fondo de la sala sin sobrecargar a los de la primera fila. Lo controlas ajustando la fuerza con la que expulsas el aire a través de tus cuerdas vocales. Se necesita práctica para confiar si tu volumen es efectivo.

Es perfectamente aceptable preguntar a los que están en las filas de atrás si pueden escucharlo. Los micrófonos pueden ayudar con este problema, ya que te permiten hablar en un volumen normal sabiendo que todos te escucharán.

Pero además de determinar si tu audiencia puede escucharte o no, tu volumen también tiene otras implicaciones.

  • Hablar demasiado suave puede hacerte parecer tímido o inseguro.
  • Puedes dar la impresión de que tienes menos confianza en tu tema.
  • Podrías desgastar a una audiencia que intenta escuchar.
  • Hablar demasiado alto puede hacerte parecer dominante, arrogante o inexperto con el equipo de sonido.
  • Variar el volumen puede ser una forma efectiva de agregar énfasis o emoción.

6.      Características de la oratoria: Tono

El tono es qué tan alta o baja es tu voz, similar a las notas de un músico en una escala. Tu tono normal es fisiológico, producido por la vibración de tus cuerdas vocales. Pero nuestras voces no son monótonas.

Todos tenemos un rango vocal para hablar igual que para cantar. Si algo es serio, la voz de un hablante creíble irá a un rango más bajo. El rango más alto se utiliza para temas emocionantes u optimistas.

En su artículo “Hablar en público: 5 consejos para usar tu voz de manera efectiva”, Gilda Bonanno discutió sobre un ejercicio de buena práctica. Repite el nombre de tu cónyuge o hijo.

Cada vez que lo digas, varía el tono para transmitir diferentes significados. ¿Cómo dirías el nombre al mostrar afecto? ¿Lo dirías en un momento de miedo? ¿Cómo lo dirías si estás tratando de llamar la atención? ¿Notan las diferencias?

7.      Pausa

Las pausas son tu puntuación. Utilizados de manera efectiva, con precisión una transición entre puntos y de acuerdo con claridad a tus palabras. También te dan la oportunidad de recuperar el aliento y al público a ponerse al día con tus ideas.

Haz una pausa para agregar énfasis, para construir algo importante, o para dejar un momento para que una idea sea analizada por la audiencia.

8.      Articulación / pronunciación

La articulación es el arte de hablar con claridad, emitiendo los sonidos adecuados con los labios, los dientes y la lengua. La pronunciación es decir una palabra correcta. Ya sea de manera justa o injusta, ambos influyen en la impresión de la audiencia de tu dominio del idioma.

Los acentos y el dialecto también entran en esta categoría.

La articulación y la pronunciación son algo más fácil de corregir que los acentos y el dialecto, todos tienen el mismo efecto. Hacen más difícil que tu audiencia te entienda.

Todos no nacemos con la voz del locutor de radio, pero podemos hacer los ajustes necesarios para ser entendidos. Si tu oyente tiene que detenerse para preguntarse cuál era esa palabra, se perderá y no prestara atención a tu discurso.

Características de la oratoria: Desde el punto de vista intelectual

desde el punto de vista intelectual

1.      El arte de la historia

Los mejores oradores públicos son narradores experimentados, con una esencia o un cuento para mejorar cada situación y presentación.

De hecho, la narración de historias es tan importante que podría ser la diferencia entre un orador de conferencia bueno o malo.

El Storytelling es una poderosa herramienta utilizada por los mejores oradores. Al emplear el contexto en su discurso para que la audiencia se conecte, un buen orador crea una atmósfera fácil y cómoda.

Las mejores presentaciones ni siquiera son presentaciones. Se cuentan en forma de experiencias interesantes, ideas y opiniones, fuertemente mezcladas con hechos.

2.      Repetición

La repetición es una herramienta empleada por los buenos oradores para grabar sus puntos de vista en la mente de la audiencia.

Un buen orador público sabe cómo usar la repetición de palabras importantes para su ventaja. La repetición de puntos breves promueve la claridad y ayuda a fomentar la aceptación de una idea.

Este método, cuando se emplea hábilmente, integra inconscientemente las palabras del hablante en las mentes de la audiencia. Los convence aún más sobre la autenticidad del mensaje que están escuchando.

3.      Creatividad

Una de las características de la oratoria más importante es saber cómo mantener tu presentación viva e interesante.

A nadie le gusta escuchar a un orador tan convencional que no tiene nada nuevo o único que decir. La creatividad como conferenciante implica la capacidad de mezclar varios elementos para lograr el interés total de tu audiencia.

Un buen conferenciante sabe cómo usar presentaciones de diapositivas y presentaciones pictóricas para animar su discurso. También podría crear una sesión de preguntas y respuestas para involucrar a su audiencia por completo.

Nunca debes ser aburrido o repetitivo.