¡Comparte para que podamos seguir ofreciendo contenido de calidad y gratuito!

¿Cuáles son tus fortalezas laborales?” Esta es una pregunta clásica en todas las entrevistas. Parece bastante simple, pero estas cinco palabras pueden traer más problemas de lo que parece.

Eso es porque requiere que prestes atención a dos situaciones: Puedes ser demasiado humilde o demasiado arrogante.

Por esa razón, la mayoría de los candidatos no responden bien.

Si eres demasiado humilde, subestimarás tus logros y habilidades, haciendo que el empleador piense que eres menos competente. Pero si exageras demasiado, puede quedar como un mentiroso y potencialmente incapaz de trabajar bien en un equipo.

Lo peor es que ambos pueden suceder por accidente si no te preparas adecuadamente. Y si no te preparas bien para una entrevista de trabajo, puedes terminar fácilmente en blanco, o tratar de destacar la única de tus fortalezas laborales que puedes recordar.

Con esta pregunta, recibes una invitación abierta para hablar sobre tus  habilidadeslogros  y para  mostrar cómo encajas con los valores y requisitos del empleador.

Debes estar listo para destacarte y demostrar tu valor como candidato.

¿Por qué a los entrevistadores les gusta preguntar sobre las fortalezas laborales?

fortalezas-laborales-1

Así como te pueden preguntar  “¿Cuáles son tus debilidades?”, es muy probable que surja alguna pregunta sobre tus fortalezas laborales en tu próxima entrevista de trabajo. De hecho, a menudo se preguntan las dos juntas.

Hay una serie de cosas que tu posible empleador podría estar intentando descubrir. Por ejemplo:

  • Asegúrarse de que tus fortalezas estén en la misma línea con el conjunto de habilidades requeridas para el puesto.
  • Comprobar si eres consciente y puedes hablar sobre ti con confianza.
  • Tener pruebas sobre las cualidades y la experiencia que te diferencian de la competencia.
  • Evaluar tus  habilidades de comunicación.
  • Mirar cómo resuelves obstáculos en el momento.

Diferentes maneras en las que te podrían preguntar sobre tus fortalezas laborales

Debido a que es una pregunta amplia y abierta, los empleadores a menudo la formularán de diferentes maneras.

No te dejes sorprender: si te brindan una oportunidad abierta para hablar sobre por qué eres un candidato fuerte, entonces aprovéchala.

Aprende cómo reconocerla para poder aplicar tu planificación.

Estas son algunas de las formas más comunes de la pregunta:

  • ¿Cómo aplicarías tus fortalezas clave a esta posición?
  • ¿Por qué deberíamos contratarte?
  • ¿Qué te hace el candidato ideal para este trabajo?
  • ¿Por qué deberíamos considerarte para el puesto?
  • ¿Cómo destacas de la competencia?
  • ¿Qué dirían tus amigos sobre lo que traes a un equipo de trabajo?
  • ¿Cuál es el logro del que estas más orgulloso?
  • ¿Qué rasgos tienes que te hacen más adecuado para el puesto?

Cada una de estas frases (y muchas más) están haciendo la misma pregunta: ¿En qué eres bueno y por qué necesitamos esas habilidades en nuestra empresa?

Por supuesto, tampoco es bueno que respondas como un robot. Presta atención a cómo se te formuló la pregunta y adapta tu respuesta adecuadamente.

Por ejemplo, si la pregunta es sobre el logro que te hace sentir más orgulloso, comienza describiendo uno con el que estés muy contento y luego discute las fortalezas que lo rodean.

Ser capaz de adaptarse sobre la marcha no solo transmitirá tus fortalezas laborales clave de una manera más atractiva, sino que también demostrará tus habilidades de comunicación.

Prepárate también para que esta pregunta venga acompañada por otra. Con frecuencia te preguntarán algo como: ¿Cómo has utilizado las fortalezas que acabas de mencionar en tu trabajo anterior?

Por eso es importante prepararse muy bien.

Cómo evaluar y seleccionar tus mejores fortalezas laborales

como-evaluar-y-seleccionarlas

Tu objetivo no es necesariamente convencer al entrevistador de que tú eres el mejor empleado del mundo. En cambio, es demostrarle que eres el empleado adecuado  para la vacante.

Intentar fingir que tienes los rasgos y habilidades de un prodigio con 30 años en la industria no va a convencer a nadie.

La clave es  tratar de hacer coincidir las necesidades y habilidades del puesto con tu conjunto de habilidades y personalidad.

Te recomendamos que sigas estos pasos:

  1. Asegúrate de leer la descripción del trabajo e identifica los  requisitos clave. Por ejemplo, si hay una vacante para un puesto con interacción de múltiples departamentos, es necesario que tengas excelente habilidades de comunicación e interpersonales. Si vas a trabajar solo con clientes, debes demostrar que puedes tomar la iniciativa, ser independiente y estar tranquilo.
  2. Identifica  cinco fortalezas laboras clave. Luego compáralas con los requisitos y habilidades que se necesitan para llevar a cabo el trabajo.
  3. Piensa en calidad, no en cantidad. Concéntrate en algunas fortalezas laborales clave y explícalas concisamente. Eso será mucho más impresionante que hablar alguien que repite siempre lo mismo.
  4. Trata de  lograr un equilibrio entre la excesiva confianza y subestimarte. Si enumeras demasiadas fortalezas, corres el riesgo de parecer arrogante, mientras que muy pocas implican falta de confianza o, lo que es peor, habilidades.
  5. Siempre  ten un ejemplo listo para cada fortaleza. Una habilidad sin un ejemplo concreto significa poco para alguien que no te conoce. Por ejemplo, si mencionas excelentes  habilidades de comunicación, podrías explicar cómo esto te ayudó a mover múltiples plataformas de redes sociales durante tu experiencia laboral anterior.

¿Cuáles son las fortalezas laborales que deberías mencionar?

Entonces, con todo eso en mente, ¿qué habilidades son las mejores para destacar?

Probablemente puedas encontrar un montón de fortalezas y cualidades personales que creas que ayudarían. Pero, debes ser conciso, y eso significa seleccionar en qué enfocarte.

Al planificar tus respuestas, es una buena idea clasificar las diferentes fortalezas laborales que deseas destacar y preparar algunas de cada categoría. De esa manera, puedes estar seguro de que estás cubriendo todas las bases.

Habilidades Basadas en Conocimiento

Estas son habilidades adquiridas a través de la educación y la experiencia, como destrezas informáticas, idiomas, conocimiento de la industria, habilidades en redes sociales, calificaciones, capacitación y  habilidades técnicas.

Estas a menudo se especificarán en el anuncio de trabajo.

Si es una habilidad requerida, entonces probablemente sea mejor no enfocarse demasiado en ella, ya que cada candidato tendrá esa habilidad. Pero necesitarás un ejemplo o dos para demostrar tu competencia.

Habilidades transferibles

Estas son habilidades que llevas contigo de un trabajo a otro.

Pueden incluir desde habilidades de comunicación y planificación hasta analíticas y  de resolución de problemas.

Habilidades interpersonales

Estas son las cualidades innatas que te hacen ver  como mejor persona y empleado. Por ejemplo, confiabilidad, flexibilidad, adaptabilidad o  ser un buen jugador de equipo.

Al seleccionar las fortalezas laborales basadas en habilidades, puede ser útil comenzar con ejemplos concretos.

Por ejemplo, ¿alguna vez has recibido un premio u otro reconocimiento en calidad profesional? ¿Tomaste una decisión o ejecutaste una tarea que aumentó significativamente la rentabilidad de una empresa?

¿Has recibido premios o reconocimientos en tus pasatiempos, voluntariado o proyectos paralelos?

Comienza con estos y enuméralos. Para cada uno, anota qué habilidades o fortalezas laborales clave se demuestran con esos ejemplos y logros.

Menciona el anuncio de trabajo, así como cualquier investigación que hayas realizado sobre la empresa y el papel.

¿Alguna de tus fortalezas laborales coincide estrechamente con su descripción del candidato ideal?  Además, piensa en cuáles de tus fortalezas tiene los mejores ejemplos: de los que podrías hablar durante horas.

Estas también son buenas opciones; incluso mejor si cumplen ambos criterios.

Una vez que tengas tus cinco o más puntos fuertes,  practica.

No es lo más natural alardear de lo bueno que somos, pero cuanto más acostumbrado estés a hablar de tus habilidades, más cómodo podrás hacerlo en la entrevista.

Otras fortalezas que tal vez debas considerar

Vale la pena tener en cuenta todas estas competencias:

  • Capacidad para hacer frente a los fracasos y aprender de los errores.
  • Capacidad para priorizar.
  • Pensamiento analítico.
  • Atención a los detalles.
  • Comunicación.
  • Organización y planificación.
  • Resolución de problemas
  • Puntualidad
  • Auto confianza
  • Habilidades blandas
  • Trabajo en equipo
  • Trabajar bajo presión

Piensa en las nuevas habilidades que has adquirido y que puedes demostrar como fortalezas.

Ejemplos sobre como destacar tus fortalezas laborales

como-destacar-tus-fortalezas-laborales

Las respuestas que uses en la entrevista deben sentirse naturales y sin guiones para que pueda adaptarse a la pregunta. Por supuesto, también debe reflejar tus experiencias.

Dicho esto, hemos presentado algunas respuestas de ejemplo a varias preguntas que pueden ayudarte si te sientes un poco atascado, perdido o simplemente necesitas algo de inspiración.

Ejemplo #1 para destacar tus fortalezas laborales

  1. “Soy altamente adaptable al cambio. Durante mi pasantía, se introdujo un nuevo sistema de nómina y otros miembros del personal estaban descontentos con él. Aprendí a utilizar el sistema en mi tiempo libre y pude entrenar a otros sobre cómo usarlo”. 

Esta respuesta indica resumidamente cuál es la fortaleza, antes de seguirla inmediatamente con un ejemplo anecdótico para reforzarla.

Es un ejemplo que muestra cómo la fortaleza del candidato proporcionó beneficios concretos a su empleador, al tiempo que insinúa otras habilidades indirectamente, como la capacidad de aprender un nuevo sistema técnico rápidamente, la iniciativa y  habilidades interpersonales  para ayudar a sus colegas.

Ejemplo #2

  1. “Tengo excelentes habilidades interpersonales y sobresalgo en el trato con clientes. En mi último trabajo, un cliente estaba muy descontento cuando la entrega de un producto de muestra no se realizaba a tiempo, lo que significaba que el cliente perdió una venta. Hice todo lo posible para escuchar las preocupaciones del cliente, me disculpé y me aseguré de entender todo lo que estaba mal. Luego presenté una solución llamando a otros clientes para ver si tenían muestras de repuesto, que me ofrecí voluntariamente a entregar al cliente al día siguiente”. 

Una vez más, este ejemplo comienza con una habilidad y presenta un ejemplo paso a paso de esa habilidad en acción con un empleador anterior.

Demuestra que el candidato no solo es bueno para tratar con clientes, sino que realmente se preocupan por ellos y se desviven por rectificar una situación.

Además de sus  habilidades interpersonales, este es un candidato que se preocupa por su trabajo y no solo hará lo que se le pide.

Ejemplo #3

  1. “Siempre me consideré muy ético en el trabajo. Estoy comprometido a hacer lo que sea necesario para cumplir con los plazos. Como parte de un puesto de trabajo, estaba trabajando con un cliente que tenía a mi equipo en un plazo estricto. Por razones que escapan a mi control, hubo cierta confusión en la entrega de documentos cruciales, que no llegaron a nuestra oficina hasta tarde en la tarde antes de la fecha límite. En lugar de ir a casa, me ofrecí para quedarme tarde y terminar todo, asegurándome de que se cumplió el plazo y el trabajo fue de muy buen nivel”. 

Con un ejemplo concreto, este candidato demuestra que es un gran trabajador que está dispuesto a ser flexible y continuar con el trabajo si las cosas no salen según lo planeado, en lugar de entrar en pánico o quejarse.

El método STAR

Cada uno de los ejemplos anteriores usa el  método STAR, y es un enfoque fantástico que asegura que cada una de tus respuestas esté estructurada de manera efectiva.

El método STAR consiste en lo siguiente:

  • Situación: Da el contexto del ejemplo. ¿Cuál fue la empresa y el proyecto? ¿Quién fue el cliente? ¿Estabas trabajando en un equipo?
  • Tarea: Ahora pasa a los detalles y describe cuál fue tu papel en el proyecto y cuál era tu objetivo.
  • Acción: Describe las acciones que tomaste para lograr ese objetivo. Ten cuidado de no hablar sobre la contribución del equipo: esta parte es tu momento para brillar. ¿Cómo acercaste a tu equipo a ese objetivo?
  • Resultado: Finalmente, habla sobre el resultado de las acciones que tomó. Si puedes, menciona algunos números aquí. Decir que tu jefe te dijo ‘trabajo bien hecho’ está bien, pero poder decir que aumentaste las ganancias en un 20% para ese trimestre es mejor y más concreto.

Al dar respuestas, muchos candidatos dejarán de lado partes importantes del escenario que intentan explicar. Por ejemplo, podrían describir su tarea y lo que hicieron, pero sin contexto no tiene mucho sentido.

O pueden hablar persuasivamente sobre lo que hicieron, pero no mencionan si sus acciones realmente tuvieron algún éxito.

Al poner en práctica el uso de la técnica STAR, puedes asegurarte de que estás tomando en cuenta todos los aspectos ya mencionados.

También te ayuda a mantenerse concentrado, en lugar de tener que saltar hacia atrás o hacia adelante para explicar detalles importantes que olvidaste mencionar.

Errores a evitar

errores-a-evitar-al-hablar-sobre-fortalezas-laborales

Algunos errores comunes al hablar sobre sus fortalezas laborales incluyen:

1.      Dar una lista de fortalezas.

Retirar los adjetivos sin tener en cuenta la especificación del trabajo o sin ejemplos concretos que los respalden puede hacer que tus respuestas sean olvidables. Además, corres el riesgo de parecer arrogante.

No seas disperso.

Piensa en las fortalezas específicas que tienes que te hace un buen candidato para ese puesto.

2.      Respuestas irrelevantes.

Cualquier fortaleza que menciones debe estar relacionada con las habilidades que se esperan del candidato ideal. Por ejemplo, si están solicitando un trabajo en contabilidad, decir que eres un gran atleta es poco probable que mejore tu aplicación.

Las respuestas irrelevantes también pueden sugerir al entrevistador que tus debilidades se encuentran en áreas cruciales para el trabajo.

3.      Respuestas vagas o generales.

Debes demostrar autoconciencia, por lo que no es una buena idea decir que eres fuerte en muchos aspectos pero que no puedes pensar en nada en particular.

Escribe respuestas con ejemplos breves y asegúrate de conocer tus fortalezas laborales de antemano, ya que cualquier duda puede desmejorar tu respuesta. Este no es un momento para ser demasiado modesto.

¿Qué pasa si no conoces tus fortalezas laborales?

Si tienes dificultades para encontrar una lista de fortalezas, es posible que debas probar algunos de estos enfoques:

1.      Pregúntale a alguien más.

Obtener una nueva perspectiva puede ayudar a resaltar con precisión en lo que eres realmente bueno. Intenta preguntarle a alguien que te conoce bien (como un amigo o colega) cuáles creen que son tus puntos fuertes.

2.      Piensa en los elogios y logros del pasado.

piensa-en-los-logros-del-pasado

Trata de recordar cualquier elogio o comentario que hayas recibido como estudiante, o durante cualquier pasantía o práctica laboral. Por esta razón, siempre es una buena idea mantener un archivo personal de cualquier comentario positivo que recibas durante tu educación y empleo.

Del mismo modo, revisa cualquier logro que hayas incluido en tu CV e identifica lo que destaca.

3.      Mira las fortalezas laborales de otros en un papel similar al suyo.

Explora LinkedIn y ve qué habilidades son más prominentes en los perfiles de las personas que actualmente desempeñan un puesto similar al que estás optando.

Pensamientos finales

Es poco probable que no te hagan preguntas relacionadas con tus fortalezas laborales.

A lo largo de la entrevista, trata de mantenerte alerta ante las oportunidades para comunicar las fortalezas más relevantes para el puesto. Si te preguntan sobre tu empleo o experiencia anterior, intenta compartir un ejemplo que se relacione con uno de sus puntos fuertes.

Si no puedes encontrar la oportunidad, es posible que se te pregunte si tienes algo que agregar al final de la entrevista. En este momento, podrías ofrecer un resumen de tus puntos fuertes y enfatizar cómo te convierten en el mejor candidato para el puesto.

Quizás el consejo más importante a tener en cuenta es  ser siempre honesto.